Investigadores de la Universidad de Pennsylvania, dieron a conocer que un estudio reveló que los niños que toman una siesta de 30 a 60 minutos al día, tienen un coeficiente intelectual más alto y sobresalen académicamente. 

De acuerdo con la investigación publicada en la revista SLEEP de la Sleep Research Society, estas siestas también mejoran la conducta de los menores, así como su autocontrol y felicidad. 

El estudio se llevó a cabo con cerca de 3 mil estudiantes de entre 10 y 12 años y se confirmó que aquellos que toman “una siesta tres o más veces por semana se benefician de un aumento del 7.6% en el rendimiento académico” dijo Penn Adrian Raine, coautor de la investigación. 

“Muchos estudios de laboratorio a lo largo de todas las edades han demostrado que las siestas pueden mostrar la misma magnitud de mejoría que una noche completa de sueño” comentó Sara Mednick, investigadora de sueño de la Universidad de California. 

Los investigadores mencionaron que esperan que los resultados de este estudio puedan informar del trabajo de intervención futuro que se enfoca en la somnolencia de los adolescentes, la cual afecta hasta un 20% de todos los niños.

Publicidad