Los astronautas que regresarán a la Tierra desde la Estación Espacial Internacional (EEI) este domingo se verán forzados a usar pañales debido a una avería en su nave, informa AP.

Megan McArthur, astronauta de la NASA y tripulante de la nave, describió la situación este viernes como “subóptima” pero manejable. Ella y sus tres compañeros pasarán 20 horas en la cápsula Crew Dragon de SpaceX, desde el momento en que se cierren las escotillas hasta el aterrizaje, previsto para la mañana del próximo lunes.

“Los vuelos espaciales están llenos de pequeños desafíos”, declaró durante una conferencia de prensa desde la EEI. “Este es solo uno más que encontraremos y del que nos ocuparemos en nuestra misión. Así que no nos preocupa demasiado”, agregó.

Anuncios

Te puede interesar: La NASA planea lanzar en 2027 tres satélites para estudiar las tormentas tropicales

Los responsables de la misión decidieron llevar a McArthur y al resto de su tripulación a casa antes de lanzar a sus sucesores. El lanzamiento de SpaceX ya se había retrasado más de una semana debido al mal tiempo y a un problema médico no revelado de uno de los tripulantes.

Los astronautas tuvieron que lidiar con la filtración del retrete cuando levantaron paneles en su cápsula de SpaceX y descubrieron charcos de orina. El problema se descubrió durante un vuelo privado de SpaceX en septiembre, cuando un tubo se desprendió y la orina se filtró bajo las placas del suelo.

Los ingenieros determinaron que la cápsula no resultó comprometida estructuralmente por la orina y que era segura para el viaje de vuelta.

Además de McArthur, la tripulación, que completará 199 días en el espacio al concluir su misión, está compuesta por los astronautas Shane Kimbrough de la NASA; Aki Hoshide de la JAXA (Agencia de Exploración Aeroespacial de Japón) y Thomas Pesquet de la ESA (Agencia Espacial Europea). La nave, además, traerá a la Tierra unos 1.500 kilos de material e investigaciones científicas.

Publicidad