La presencia de bacterias en los pulmones parece que deba ser nociva en todos los casos, pero una investigación reciente revela la sorprendente labor defensiva que ciertas bacterias benignas pueden realizar en los pulmones contra patógenos invasores.

Los resultados de este estudio, realizado en ratones por el equipo internacional encabezado por Soner Yildiz y João Pereira Bonifacio Lopes, ambos de la Universidad de Ginebra en Suiza, muestran que una cepa de bacterias Lactobacillus crea una barrera defensiva contra la colonización por Streptococcus pneumoniae en animales previamente infectados con el virus de la gripe A cuando dicha cepa se aplica terapéuticamente después de la infección. El Streptococcus pneumoniae es un microorganismo oportunista que a menudo lanza una infección cuando el sistema inmunitario está ocupado combatiendo otra infección de origen distinto. El Streptococcus pneumoniae puede causar neumonía grave, especialmente en pacientes de edad avanzada.

Teniendo en cuenta el alarmante aumento de la resistencia bacteriana a los antibióticos, estos hallazgos sugieren que el uso de bacterias “buenas” puede ofrecer un enfoque de tratamiento alternativo contra infecciones pulmonares bacterianas.

Anuncios

Yildiz y sus colegas estudiaron el papel defensivo de la microbiota pulmonar contra la colonización de bacterias infecciosas en ratones. El equipo había descubierto previamente que existe una cantidad significativa de bacterias Lactobacillus en la microbiota pulmonar de ratones sanos. En el nuevo estudio, identificaron estas bacterias comensales como Lactobacillus murinus. Mediante una mayor secuenciación de genes y la observación por microscopio, comprobaron que las bacterias están estrechamente asociadas con el tejido pulmonar de los ratones.

Te puede interesar: Cómo el litio geotérmico ayudará a revolucionar las energías limpias

El equipo expuso a continuación cultivos de Lactobacillus murinus a Streptococcus pneumoniae. Encontraron que las bacterias Lactobacillus murinus inhibían el crecimiento de las patógenas a través de la liberación de ácido láctico. Esta actividad antibacteriana no solo funcionaba contra la Streptococcus pneumoniae, sino que también lo hacía contra la S. aureaus, un patógeno que puede causar infecciones en el torrente sanguíneo, en los huesos y en las articulaciones, así como neumonía.

Finalmente, los autores del estudio trataron a ratones con Lactobacillus murinus después de ser infectados de gripe A y encontraron que las Lactobacillus murinus proporcionaban una barrera contra la colonización de las bacterias pulmonares nocivas en los animales. (Fuente: NCYT de Amazings)

Publicidad