Los cambios medioambientales en curso están transformando los bosques de todo el mundo, transformando los árboles en más cortos y jóvenes, lo cual ocasiona un gran impacto en los ecosistemas mundiales, dicen los científicos.

En un estudio global publicado en la revista Science, investigadores dirigidos por el Pacific Northwest National Laboratory, del Departamento de Energía de EE.UU., encontraron que el aumento de las temperaturas y el dióxido de carbono han estado alterando los bosques del mundo a través de un aumento del estrés y de la fertilización por el dióxido de carbono, y a través del aumento de la frecuencia y la gravedad de perturbaciones como los incendios forestales, la sequía, los daños causados por el viento y otros enemigos naturales. En combinación con la explotación de los bosques, la Tierra ha sido testigo de una drástica disminución de la edad y la estatura de los bosques.

“Es probable que esta tendencia continúe con el calentamiento climático”, dijo Nate McDowell, científico de la Tierra del PNNL y autor principal del estudio. “Un planeta futuro con menos bosques grandes y viejos será muy diferente a lo que nos hemos acostumbrado. Los bosques antiguos suelen albergar una biodiversidad mucho mayor que los bosques jóvenes y almacenan más carbono que estos últimos”.

Te puede interesar: La pérdida de bosques propicia la propagación de enfermedades

El almacenamiento de carbono y una rica biodiversidad son claves para mitigar el cambio climático.

El estudio determinó que los bosques ya han sido alterados por los seres humanos y que es muy probable que sigan siendo alterados en un futuro previsible, lo que dará lugar a una reducción continua de los bosques antiguos a nivel mundial.

Los investigadores utilizaron imágenes satelitales junto con una revisión detallada de la literatura científica para concluir que el tamaño promedio de los árboles a nivel mundial ha disminuido durante el último siglo y es probable que siga disminuyendo debido a los continuos cambios ambientales.

Varios factores han llevado a la pérdida de árboles por la actividad humana y por causas naturales; la tala, los incendios forestales, los insectos y las enfermedades son las principales causas. Conocido como deforestación, el fenómeno ha provocado un desequilibrio de tres características importantes de un bosque diverso y próspero: 1) el reclutamiento, que es la adición de nuevas plántulas a una comunidad; 2) el crecimiento, el aumento neto de la biomasa o el carbono; y 3) la mortalidad, la muerte de los árboles del bosque.

Publicidad