Numerosas dolencias neurodegenerativas, desde el glaucoma hasta la enfermedad de Alzheimer, se caracterizan por daños en los axones, los “hilos” que conducen los impulsos eléctricos de una célula nerviosa a otra, facilitando las comunicaciones celulares. Los daños en los axones a menudo conducen a un deterioro neuronal y a la muerte celular.

Se sabe que la inhibición de una enzima llamada DLK (por las siglas en inglés de “dual leucine zipper kinase”) parece proteger de manera robusta a las neuronas en una amplia gama de modelos de enfermedades neurodegenerativas, pero inhibir a la DLK también acarrea inhibir la regeneración de axones.

Hay formas de promover la regeneración, pero entonces la supervivencia es bastante modesta.

Por supuesto, para una estrategia exitosa de restauración de la visión, se necesitan ambas cosas: una buena regeneración de axones y una buena supervivencia de las neuronas.

Hasta ahora, no ha habido métodos efectivos de modificar los genes para mejorar tanto la supervivencia a largo plazo de las neuronas como para promover la regeneración de axones.

Te puede interesar: Logran un órgano humano completo y funcional en el laboratorio a partir de células 

El equipo del Dr. Derek Welsbie, del Instituto Shiley del Ojo, adscrito a la Universidad de California en San Diego, Estados Unidos, ha identificado otra familia de enzimas llamadas quinasas GCK-IV (por las siglas en inglés de “germinal cell kinase four”) cuya inhibición tiene efectos robustamente neuroprotectores, a la vez que permite la regeneración de los axones, lo que la convierte en un atractivo enfoque terapéutico para el tratamiento de diversas enfermedades neurodegenerativas.

Por ahora, los experimentos se han centrado en una clase de neuronas conocidas como células ganglionares retinales. Estas células están ubicadas cerca de la superficie interior de la retina del ojo. Reciben información visual de los fotorreceptores y ayudan colectivamente a transmitir esa información al cerebro.

Welsbie advierte que aún no se sabe si lo descubierto en el estudio es aplicable a otros tipos de neuronas, aunque admite que los resultados obtenidos hasta ahora sugieren que la estrategia tiene buenas perspectivas terapéuticas. (Fuente: NCYT de Amazings)

Publicidad