Investigadores de la Universidad de Birmingham lograron extraer un compuesto de las flores y lo modificaron para usarse para matar células de leucemia linfocítica crónica.

Demostraron que es posible producir un compuesto con propiedades anticancerígenas directamente de la manzanilla o camomila.

El compuesto que el equipo de Birmingham estaba investigando se llama partenolida y está disponible comercialmente, es extremadamente costoso con pobres propiedades similares a las drogas y no ha progresado más allá de la investigación básica.

Publicidad