Ciertas clases de radiación ultravioleta pueden emplearse para desinfectar habitaciones, matando en ellas a los coronavirus de la COVID-19. Esta estrategia no es válida para usarla en personas. La longitud de onda de 254 nanómetros (un nanómetro es una millonésima de un milímetro) es muy común en las lámparas ultravioleta para desinfectar habitaciones vacías, pero una nueva investigación ha descubierto una alternativa mejor.

El equipo de Hiroki Kitagawa, Toshihito Nomura, Hiroki Ohge y Takemasa Sakaguchi, de la Universidad de Hiroshima en Japón, ha completado una investigación cuyos resultados indican que utilizar la radiación ultravioleta con una longitud de onda de 222 nanómetros, que es menos peligrosa al ser usada cerca de humanos que la de 254 nanómetros, es igual de eficaz matando al coronavirus SARS-CoV-2, el culpable de la pandemia de COVID-19. Se considera que esta es la primera investigación en el mundo para probar la eficacia de la luz ultravioleta de 222 nanómetros contra el SARS-CoV-2.

Te puede interesar: Laboratorios desarrollan extractos de cannabis para combatir la Covid-19 

Los estudios previos con luz ultravioleta de 222 nanómetros solo examinaron su validez en la erradicación de coronavirus estacionales que son estructuralmente similares al coronavirus SARS-CoV-2 pero no su validez para matar específicamente al SARS-CoV-2.

Un experimento in vitro de los autores del nuevo estudio mostró que el 99,7% del cultivo viral del SARS-CoV-2 fue eliminado tras una exposición de 30 segundos a una luz ultravioleta de 222 nanómetros a 0,1 mW/cm2.

La luz ultravioleta con una longitud de onda de 222 nanómetros no puede atravesar la capa exterior del ojo humano ni la de la piel, por lo que no causará daño a las células vivas que se encuentran debajo. Esto la convierte en una alternativa menos peligrosa pero igualmente potente a la más dañina luz ultravioleta de 254 nanómetros de las lámparas germicidas que se utilizan cada vez más en la desinfección de instalaciones sanitarias.

Por su peligrosidad, la radiación de 254 nanómetros solo puede ser usada para desinfectar habitaciones vacías. En cambio, la luz ultravioleta de 222 nanómetros ofrece más permisividad para desinfectar espacios públicos ocupados, dado que una exposición accidental causa daños muy inferiores.

Sin embargo, Kitagawa y sus colegas sugieren que se siga evaluando la seguridad y la eficacia de la utilización de la luz ultravioleta de 222 nanómetros para matar al SARS-CoV-2 en situaciones reales, ya que en el estudio solo comprobaron su eficacia in vitro. (Fuente: NCYT de Amazings)

Publicidad