La NASA lanzó con éxito el pasado fin de semana su misión Lucy, mediante un cohete Atlas V y desde la mítica estación de la Fuerza Espacial de Cabo Cañaveral en Florida.

La reciente misión Lucy, costó a la agencia espacial 981 millones de dólares, y tiene como objetivo navegar a través de los ocho asteroides que orbitan Júpiter, entre ellos: el cinturón principal o main belt y los siete troyanos.

Vale decir que durante los próximos 12 años, la misión de la nave Lucy será volar junto a un asteroide del cinturón principal y los siete troyanos, lo que la convierte en la primer nave espacial de la historia que explorará objetos celestes diferentes.

Anuncios

En este sentido, la agencia informa que Lucy “encarna la búsqueda duradera de la NASA para salir al cosmos por el bien de la exploración y la ciencia, para comprender mejor el universo y nuestro lugar dentro de él”, según el administrador de la NASA, Bill Nelson.

El lanzamiento se llevó a cabo precisamente en la madrugada del sábado último, y a una hora del despegue, Lucy se separó con éxito de la segunda etapa del cohete ULA Atlas V 401.

Misión Lucy con apoyo de energía solar

Sus dos paneles solares masivos, cada uno de 7,3 metros de ancho, se desplegaron con éxito unos 30 minutos más tarde y comenzaron a cargar las baterías de la nave espacial para alimentar sus subsistemas.

Te puede interesar: Crean vehículo volador muy parecido a las naves de Star Wars

La travesía de Lucy es “una verdadera misión de descubrimiento, rica en oportunidades para aprender más sobre estos misteriosos asteroides troyanos y comprender mejor la formación y evolución del sistema solar primitivo”, dice Thomas Zurbuchen, administrador asociado de la Dirección de Misiones Científicas en la sede de la agencia en Washington.

La misión Lucy, llamada así por el esqueleto fosilizado de uno de nuestros ancestros más antiguos conocidos, permitirá a los científicos explorar dos enjambres de asteroides troyanos que comparten una órbita alrededor del Sol con Júpiter.

La evidencia científica indica que los asteroides troyanos son restos del material que formaron posteriormente planetas gigantes y su estudio puede revelar información desconocida sobre la formación y evolución de nuestro sistema solar, “de la misma manera que el esqueleto fosilizado de Lucy revolucionó nuestra comprensión de la evolución humana”, sostiene la agencia espacial estadounidense.

Para alcanzar el cinturón principal de asteroides de Júpiter en 2025, la nave espacial recibirá dos asistencias de gravedad terrestre, una en 2022 y otra en 2024, que la impulsará hacia el asteroide ‘Donaldjohanson’, ubicado dentro del mencionado cordón.

La travesía de Lucy se completará en su primer encuentro con un asteroide troyano en el enjambre de asteroides de Júpiter, llegada que se estima será en 2027.

Después de finalizar sus primeros cuatro sobrevuelos específicos, la nave espacial viajará de regreso a la Tierra para un tercer impulso de gravedad en 2031, que la catapultará al enjambre de troyanos para un nuevo encuentro en 2033.

“Hoy celebramos este hito increíble y esperamos con ansias los nuevos descubrimientos que Lucy traerá”, dijo Donya Douglas-Bradshaw, gerente de proyecto de Lucy en el Centro de Vuelo Espacial Goddard de la NASA en Greenbelt, Maryland.

Publicidad