La pandemia de COVID-19 ha impactado en la población infantil, especialmente en aquellos niños con sobrepeso u obesidad porque su salud puede complicarse al contagiarse, dijo este jueves una especialista.

“El aislamiento social derivado de COVID-19 detuvo la movilidad en los niños y esto ha acrecentado el problema del sobrepeso y la obesidad, pero además es una amenaza para quienes enferman por coronavirus”, dijo a Efe, Roxana Trejo, gerente corporativa de la Unidad de Epidemiología del Centro Médico ABC, en la Ciudad de México.

La experta señaló que existen estadísticas que del total de contagios, al menos 13 por ciento se ha dado en población infantil, aunque hasta ahora son muy pocos los casos mortales.

“Sin embargo, se ha demostrado que el sobrepeso y la obesidad pueden llevar a que existan complicaciones, incluso en niños”, advirtió previo al Día del Niño, que se celebra este 30 de abril.

De acuerdo con las Encuesta Nacional de Salud y Nutrición (Ensanut 2018), en México 34.4 por ciento de los niños y adolescentes tienen sobrepeso u obesidad.

Obesidad infantil. Foto de Archivo

Mientras que cifras de la Unicef detallan que 1 de cada 20 niñas y niños menores de 5 años, y 1 de cada 3 entre los 6 y 19 años, padece sobrepeso u obesidad.

Esto coloca a México entre los primeros lugares en obesidad infantil a nivel mundial, problema que se presenta más a menudo en los estados del norte y en comunidades urbanas.

“La obesidad infantil sigue siendo una epidemia en el mundo y en el país”, afirmó Trejo.

Enfermedad grave

Según los datos disponibles hasta ahora, los niños que se enferman de COVID-19 tienen un mejor pronóstico que las personas adultas, pues se registran menos casos graves y los casos leves se recuperan en una o dos semanas desde el inicio de la enfermedad.

Sin embargo, la especialista señaló que en el caso de los niños y adolescentes que padecen sobrepeso u obesidad la enfermedad provocada por el coronavirus acarrea el riesgo de evolución grave u hospitalización.

“Es un riesgo importante, por eso es indispensable que se cuide la alimentación y la actividad física en los menores”, refirió Trejo.

Según informó el Gobierno de México, hay cerca de 600 personas en edad infantil que han perdido la vida por COVID-19, mientras que el país suma más de 215 mil muertes.

Mejorar alimentación y hacer ejercicio

La doctora Trejo dijo que con la pandemia de coronavirus, la obesidad infantil lejos de retroceder está creciendo de forma preocupante.

Esto debido a que la población infantil se ha visto obligada al encierro aunado a la mala alimentación que también se ha agudizado durante el aislamiento social.

Dijo que si bien el etiquetado frontal de alimentos, puesto en marcha el pasado 1 de octubre, ha sido una buena medida, el consumo de estos productos no se ha reducido considerablemente pues todavía no existe educación para la población.

“Además de etiquetar se tiene que educar”, concluyó.

Finalmente señaló la importancia de tener un esquema de vacunación completo “para ayudar a fortalecer el sistema inmunológico” pero sobre todo, insistió en la necesidad de educar a los niños y jóvenes para llevar una vida saludable.

Publicidad