Partículas de baja energía que acechan cerca del Sol, identificadas por la sonda Parker, probablemente se originaron de las interacciones del viento solar más allá de la órbita de la Tierra.

Esta misión de la NASA se está aventurando más cerca del Sol que cualquier sonda anterior. Los científicos están investigando las características enigmáticas del Sol para responder muchas preguntas, incluida la forma de proteger a los viajeros espaciales y la tecnología de la radiación asociada con los eventos solares.

“Nuestro objetivo principal es determinar los mecanismos de aceleración que crean y transportan partículas peligrosas de alta energía desde la atmósfera solar al sistema solar, incluido el entorno cercano a la Tierra”, dijo el doctor Mihir Desai, investigador del SwRI (Southwest Research Institute) para el instrumento energético de partículas bajas (EPI-Lo), a bordo de la misión.

“Con EPI-Lo, pudimos medir partículas de muy baja energía inesperadamente cerca del ambiente solar, –explica en un comunicado–. Consideramos muchas explicaciones para su presencia, pero finalmente determinamos que son la prueba decisiva que apunta a interacciones entre regiones de movimiento lento y rápido del viento solar que acelera las partículas de alta energía desde más allá de la órbita de la Tierra. Algunos de viajan de regreso hacia el Sol, disminuyendo la velocidad contra la marea del viento solar que emana pero aún conservando energías sorprendentemente altas”.

La sonda solar Parker está recopilando nuevos datos solares para ayudar a los científicos a comprender cómo los eventos solares, como las eyecciones de masa coronal, impactan la vida en la Tierra.

Durante la parte ascendente del ciclo de actividad del Sol, nuestra estrella libera grandes cantidades de materia energizada, campos magnéticos y radiación electromagnética en forma de eyecciones de masa coronal (CME). Este material está integrado en el viento solar, la corriente constante de partículas cargadas liberadas de la atmósfera superior del Sol. Las partículas energéticas solares de alta energía (SEP) presentan una seria amenaza de radiación para los exploradores humanos que viven y trabajan fuera de la órbita terrestre baja y para los activos tecnológicos como las comunicaciones y los satélites científicos en el espacio.

La misión es realizar las primeras mediciones directas tanto de las poblaciones de fuentes de baja energía como de las partículas más peligrosas y de mayor energía en el entorno cercano al Sol, donde tiene lugar la aceleración.

Cuando la actividad del Sol llega a una pausa, aproximadamente cada 11 años, las regiones ecuatoriales solares emiten corrientes de viento solar más lentas, viajando alrededor de 1,5 millones de kilómetros por hora, mientras que los polos arrojan corrientes más rápidas, viajando el doble de rápido. Las Regiones de interacción de la corriente (SIR) se crean por interacciones en los límites entre el viento solar rápido y lento. Las corrientes de movimiento rápido tienden a superar a las corrientes más lentas que se originan hacia el oeste de ellas en el Sol, formando regiones de interacción de rotación (CIR) turbulentas que producen ondas de choque y partículas aceleradas, no muy diferentes de las producidas por las CME.

“Por primera vez, observamos partículas de baja energía de estos CIR cerca de la órbita de Mercurio”, dijo Desai. “También comparamos los datos de Parker con los datos de STEREO, otra sonda dedicada a la energía solar. Al medir el rango completo de poblaciones energéticas y correlacionar los datos con otras mediciones, esperamos obtener una imagen clara del origen y los procesos que aceleran estas partículas. Nuestro siguiente paso es integrar los datos en los modelos para comprender mejor el origen de los SEP y otros materiales. La sonda solar Parker resolverá muchas preguntas científicas desconcertantes, y está garantizado que también generará otras nuevas”.

Publicidad