México.- El primer vehículo eléctrico sargacero diseñado por dos egresados del Instituto Politécnico Nacional (IPN) estará listo para funcionar este mismo año y se espera el inicio de su producción en el 2020.

A unas horas de presentar los avances del proyecto ante autoridades gubernamentales y académicos en el estado de Quintana Roo, José Antonio Garfias González, uno de los creadores, reveló a Notimex que “estaríamos listos para la producción de las primeras 100 unidades a principios del siguiente año.

En la presentación, que se llevará a cabo en el marco del Foro Innovación Tecnológica y Participación Ciudadana para Quintana Roo, en el Instituto Tecnológico de Chetumal, se espera captar el interés de autoridades e inversionistas para usarlo contra el sargazo.

Garfias González adelantó que la primera unidad se construye en un taller de la Unidad Nacional de Asociaciones de Ingenieros en Ciudad de México.

Sin embargo, para su producción en serie, pensada en unas tres unidades diarias se tiene programada la construcción de una planta, cuya ubicación sería el estado de Quintana Roo y necesita de una inversión inicial de 20 millones de pesos.

Este monto sería aportado por un fideicomiso privado de para impulsar proyectos de innovación, el cual coordina Francisco Eneas Pérez, quien tiene entre sus prioridad es el combate del sargazo en las playas mexicanas.

En el encuentro, los asistentes conocerán el avance del vehículo desde el punto de vista de la ingeniería, como su sistema de tracción, el chasis y el sistema de transmisión para el motor.

El costo de la unidad aún no está definida por completo, “pero comparándolo con la maquinaria que se ofrece para la misma tarea, el vehículo eléctrico sargacero cuesta menos de la quinta parte.

Es decir, con lo que se compraría una maquinaria sofisticada para la misma tarea, se comprarían hasta seis vehículos”- dijo Garfías González.

La unidad tiene la capacidad de acarrear entre tonelada y media y dos toneladas y una autonomía de 60 kilómetros, con capacidad de recarga al 100 por ciento en ocho horas.

Publicidad