El último prototipo de la nave espacial SN9, integrante de la próxima generación de SpaceX se lanzó con éxito este martes, pero explotó al impactar durante el intento de aterrizaje.

El prototipo tenía como objetivo alcanzar los 10 kilómetros de altura y regresar.

Te puede interesar: Jeff Bezos dejará de ser el CEO de Amazon

El vuelo era muy similar al que realizó Space X en diciembre pasado, cuando probó el prototipo SN8 en un lanzamiento que fue el más alto y más largo hasta ahora.

Si bien el cohete voló con éxito, se estrelló a su regreso, tal y como lo hizo el vuelo SN8 en diciembre.

Tuvimos, de nuevo, otro gran vuelo, tenemos que trabajar un poco más en el aterrizaje”, aseguró John Insprucker, ingeniero principal de integración de Space X.

Los prototipos de cohetes están elaborados de acero inoxidable y la compañía tiene como objetivo lanzar cohetes que puedan llevar carga o personas hacia la Luna o Marte.

Publicidad