Un trabajador que labora en jornada nocturna duerme menos horas a la semana, a comparación de empleados de turnos diurnos, por lo cual presentan cambios en el sueño de manera importante, afirmó Rubén Santoyo Ayala, especialista y fundador de la clínica del sueño del Hospital de Especialidades del Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) en Jalisco.

Señaló que dichos trabajadores duermen entre cinco y ocho horas menos a la semana que el resto de otros trabajadores.

“Se recomienda evitar la ingesta de estimulantes como cafeína o alcohol, evitar comidas copiosas por la noche, previo a su turno laboral para mantener una vigilia en su trabajo”. 

Además, dijo que algunos de los efectos del trabajo nocturno se relacionan con mayores accidentes debido a un menor estado de alerta y una menor supervisión.

“El organismo del ser humano está preparado para trabajar de día y descansar de noche, el no dormir bien tiene afecciones para la salud como las enfermedades cardiovasculares, hipertensión arterial e hipercolesterolemia, entre otros”.

Por último, agregó que, de acuerdo con la Organización Mundial del Trabajo, se estima que un trabajador envejece prematuramente cinco años, por cada 15 años que labore por la noche.

Publicidad