El aire que rodea a los habitantes de numerosas zonas urbanas está cada vez más contaminado. No es de extrañar que muchos científicos se esfuercen por encontrar un modo de purificarlo, retirando de él todos los agentes contaminantes en una sola operación.

Gracias al trabajo de un equipo internacional dirigido por el profesor Juan Carlos Colmenares del Instituto de Química Física de la Academia Polaca de Ciencias, se ha dado un gran paso adelante para lograr este objetivo. Colmenares y sus colegas han encontrado un modo de elaborar un eficiente adsorbente reactivo capaz de purificar el aire retirando de él varios compuestos tóxicos, de manera barata y efectiva.

Te puede interesar: ¿De dónde sale el carbono de la Tierra?

El nuevo material no solo adsorbe los vapores tóxicos del aire sino que también, gracias a sus propiedades fotocatalíticas, puede descomponer a muchos de ellos en sustancias menos tóxicas. El material ideado por el equipo está hecho de dos compuestos bastante baratos y fáciles de adquirir: dióxido de titanio y óxido de grafito.

La innovación respecto a este material es que se utilizan ultrasonidos para hacer que las dos sustancias, una orgánica y la otra inorgánica, cooperen. La socia orgánica atrapa las partículas tóxicas, y la inorgánica las destruye por fotocatálisis.

La manipulación ultrasónica también amplía significativamente la superficie activa y la heterogeneidad química del nuevo material, permitiendo una mayor eficiencia de purificación contra los agentes contaminantes del aire.

Aunque el nuevo material ha sido probado contra sustancias de guerra química, sus aplicaciones potenciales son mucho más amplias y pacíficas.

Se podría, por ejemplo, fabricar trajes industriales para los trabajadores expuestos diariamente a vapores tóxicos.

Si se modifica adecuadamente, la misma tecnología podría ayudar a purificar no solo el aire sino también el agua y el suelo. (Fuente: NCYT de Amazings)

Publicidad