Un estudio de la Universidad de Stanford reveló que existe una relación entre los días más calurosos de México y el aumento en el índice de suicidios.

El análisis, publicado en la revista científica Nature Climate Change, hizo uso de las tasas de suicidio mensuales en México entre 1990 y 2010, datos del Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), y el historial de las temperaturas en la nación.

Cuando científicos del Departamento de Ciencias del Sistema Terrestre cruzaron la información, se percataron de que los índices de suicidio se incrementan hasta en 2.1 por ciento en México por cada grado centígrado de aumento en la temperatura promedio mensual.

Anuncios

“Tomamos una ubicación específica y un mes específico, y comparamos las versiones más frías de ese mes con las versiones más calurosas de ese mes, y preguntamos: ‘¿Los índices de suicidio son diferentes durante esos dos meses?’ De hecho, descubrimos que lo son”, indicó Marshall Burke, docente y autor principal del estudio.

Burke aseguró que el vínculo es “muy consistente” entre los aumentos de temperatura y los aumentos en el riesgo de suicidio; sin embargo, descartó que fuera el único factor, o el más decisivo, cuando una persona decide quitarse la vida.

“El suicidio es un fenómeno muy complejo. Todavía no está bien entendido, y hay muchos otros factores de riesgo más allá del clima que son importantes para el riesgo de suicidio”, explicó.

La semana pasada, el 17 de julio, el Servicio Meteorológico Nacional informó que a partir de esa jornada iniciaría la “canícula”, la época del año más calurosa.

Publicidad