Los corales en el Océano están compuestos por pólipos de coral, una pequeña criatura blanda con un tallo y tentáculos. Científicos de la Universidad de Warwick, dirigidos por la Universidad Tecnológica de Eindhoven en los Países Bajos, desarrollaron un pólipo acuático artificial inalámbrico de 1 cm por 1 cm, que puede eliminar los contaminantes del agua.

Además de limpiar, este robot blando también podría ser utilizado en dispositivos de diagnóstico médico ayudando a recoger y transportar células específicas para su análisis.

Te puede interesar: Desafíos y oportunidades del desarrollo de la red 5G y su impacto en los negocios

En su artículo científico, los investigadores demuestran cómo su pólipo acuático artificial se mueve bajo la influencia de un campo magnético, mientras que los tentáculos son activados por la luz. Un campo magnético giratorio bajo el robot impulsa un movimiento de rotación del tallo del pólipo artificial. Este movimiento resulta en la generación de un flujo atractivo que puede guiar a objetivos en suspensión, como gotas de aceite, hacia el pólipo artificial.

Una vez que los objetivos están al alcance de la mano, puede utilizarse luz UV para activar los tentáculos del pólipo robot, compuestos de polímeros de cristal líquido fotoactivos, que luego se doblan hacia la luz encerrando al objetivo que pasa al alcance del pólipo. La liberación del citado objetivo es posible mediante una iluminación con luz azul.

El Dr. Harkamaljot Kandail, de la Universidad de Warwick, fue el responsable de crear las más avanzadas simulaciones en 3D de los pólipos acuáticos artificiales. Las simulaciones se utilizaron para optimizar la forma de los tentáculos para que las partículas flotantes pudieran ser agarradas rápida y eficientemente por los robots.

El Dr. Harkamaljot Kandail comenta: “Los corales son un ecosistema tan valioso en nuestros océanos, que espero que los pólipos acuáticos artificiales puedan desarrollarse más para recoger partículas contaminantes en aplicaciones reales. La siguiente etapa que debemos superar antes de poder hacerlo es ampliar con éxito la tecnología de laboratorio a escala piloto. Para ello necesitamos diseñar un conjunto de pólipos que trabajen juntos de forma armoniosa donde uno pueda capturar la partícula y pasarla para su eliminación”.

Marina Pilz Da Cunha, de la Universidad Tecnológica de Eindhoven, Holanda, añade: “El pólipo acuático artificial sirve como prueba de concepto para demostrar el potencial de los conjuntos de actuadores y sirve de inspiración para futuros dispositivos. Ejemplifica cómo el movimiento de diferentes polímeros que responden a estímulos puede ser aprovechado para realizar tareas controladas de forma inalámbrica en un entorno acuático”. (Fuente: NCYT Amazings)

Publicidad