El nuevo y totalmente eléctrico avión de Rolls Royce, denominado ‘Spirit of Innovation’ (o Espíritu de la Innovación), acaba de realizar su primer y exitoso vuelo de prueba, impulsado por un tren motriz de 400kW o más de 500HP.

De acuerdo a Rolls Royce, su avión eléctrico de un tripulante, cuenta con el paquete de baterías con mayor densidad de potencia jamás ensamblado en una aeronave y se trata de un nuevo hito en el viaje de la industria de la aviación hacia la descarbonización.

Este proyecto de avión eléctrico, conocido como ACCELL (Aceleración de la electrificación del vuelo, es una colaboración entre la automotriz de lujo, YASA (un fabricante de motores y controladores eléctricos) y la startup de aviación Electroflight.

El vuelo de prueba del primer avión eléctrico de Rolls Royce tuvo lugar en Boscombe Down, el campo aéreo del Ministerio de Defensa del Reino Unido, donde el avión logró permanecer en el aire durante 15 minutos completos.

El sitio tiene una larga tradición de vuelos experimentales y ahora la del primer vuelo del avión eléctrico de Rolls Royce, que marca el comienzo de una intensa fase de pruebas en las que pretenden recopilar datos de rendimiento sobre la potencia eléctrica y el sistema de propulsión de la aeronave.

Además de YASA y Electroflight, la mitad de la financiación del proyecto es proporcionada por el Instituto de Tecnología Aeroespacial (ATI), en asociación con el Departamento de Negocios, Energía y Estrategia Industrial e Innovate UK.

Rolls Royce prueba su avión eléctrico

“El primer vuelo del Spirit of Innovation demuestra cómo la tecnología innovadora puede proporcionar soluciones a algunos de los mayores desafíos del mundo“, dijo Gary Elliott, director ejecutivo del Instituto de Tecnología Aeroespacial.

En la misma línea, Elliott añadió que “la ATI está financiando proyectos como ACCEL para ayudar al Reino Unido a desarrollar nuevas capacidades y asegurar un liderazgo en las tecnologías que descarbonizarán la aviación”.

Respecto del test iniciático, Warren East, CEO de Rolls-Royce, sostuvo que “el primer vuelo del Spirit of Innovation es un gran logro para el equipo de ACCEL y Rolls-Royce, enfocados en producir los avances tecnológicos que la sociedad necesita para descarbonizar el transporte por aire, tierra y mar”.

Con esta nueva tecnología ACCELL, Rolls Royce y sus asociados están desarrollando una solución definitiva en cuanto a propulsión eléctrica, ya sea para naves de despegue y aterrizaje vertical eléctrico (eVTOL) o bien un avión de cercanías, como el Spirit of Innovation.

Uno de los retos de Rolls Royce es llegar a ser protagonista de los nuevos mercados de taxis aéreos que se encuentra en pleno desarrollo, y sus características requieren baterías muy potentes para que los impulsores puedan alcanzar velocidades de más 480Km/h, dijo la marca en un comunicado.

Además, Rolls-Royce y el fabricante de aviones Tecnam están trabajando actualmente con Widerøe, la aerolínea regional más grande de Escandinavia, para entregar un avión de pasajeros totalmente eléctrico para el mercado de la aviación comercial, que está previsto que esté listo para el servicio en 2026.

Publicidad