Sony confirmó que su consola de nueva generación se llamará PlayStation 5, y saldrá en 2020, a tiempo para la vacaciones.

La compañía también anunció varios cambios que realizará en la PS5. El principal de ellos es reemplazar la tecnología actual que ha utilizado desde la PlayStation original por la nueva tecnología de retroalimentación háptica.

El otro gran cambio del que Sony habla este martes es de una tecnología que llama “gatillos adaptativos“, que irán en los botones R2 / L2 en el control de la PS5, en los cuales se podrá “programar la resistencia”, y así poder “sentir” la tensión aumentada dependiendo el videojuego.

El medio Wired obtuvo una vista previa práctica con un prototipo de controlador PS5, que, según señala, se parecía “muchísimo al DualShock 4 de la PS4”, aunque Sony aún no confirma si lo llamará DualShock 5.

También adelantó que el controlador de la PS5 finalmente dará el salto a USB-C, así como otras mejoras como una batería más grande y altavoces mejorados.

Publicidad