Antes de adquirir una tableta electrónica, el interesado debe preguntarte para qué planea usarla, ya que para el hogar casi cualquier dispositivo es de utilidad, mientras que si se utiliza para los contenidos multimedia, lo mejor es revisar la calidad de la pantalla.

En el primer caso, sólo se requiere una conexión a red Wi-Fi, ya que las actividades para las cuales suelen usarse en la casa son navegar, revisar el correo electrónico y escuchar música.

En tanto, en el segundo caso es mejor adquirir una con resolución de 1920 x 1080 pixeles, ya que así se podrán disfrutar de los videos, juegos y películas, señala la Procuraduría del Consumidor (Profeco) en su Revista del Consumidor.

Para estos casos, es mejor adquirir una de tamaño mediano, que van de 9.9 a 10 pulgadas, cuya pantalla es más grande, al igual que su resolución, aunado a que su procesador suele ser rápido.

Mientras que para el trabajo es recomendable una con capacidad de 32 o 64 GB, ya que ofrece un mejor desempeño en cuanto a rapidez, rendimiento del dispositivo y descarga de programas pesados que consumen bastante memoria.

No obstante, debido a que la capacidad de los dispositivos comienza en ocho GB, el aumento de ésta va a la par de su costo; en cuanto a batería, destaca que también las más grandes cuenta con mayor carga que las pequeñas.

Si la tableta será para el niño de la casa, la Profeco recomienda una de siete pulgadas, acorde a las manos pequeñas, además, se debe de elegir una que cuente con una interfaz amigable.

Las de tamaño pequeño van de las seis a las 8.3 pulgadas, son más baratas y por lo general de poca potencia, en comparación con las medianas, pero destacan porque es más fácil manejarlas con una mano, llevarlas en el bolso y son una alternativa para usarse como lectores electrónicos.

Por último, la Profeco precisa que si se piensa utilizar la tableta en sitios donde la red Wi-Fi no esté disponible, lo recomendable es adquirir una que cuente con conexión celular, es decir, 3G o 4G.

Notimex

Publicidad