Desde hace ya varios años atrás, todo tipo de compañías en el mundo han estado desarrollando la tecnología háptica, no obstante, la emergencia sanitaria de coronavirus aceleró su desarrollo por las alternativas que ofrece al reducir el contacto con otras personas y con los mismos objetos en algunos casos. Su aplicación va desde la vibración de un celular hasta la telemanipulación de un exoesqueleto. Por su tendencia actual como alternativa en tiempos de pandemia y prometedor futuro, el mercado mundial espera de este tipo de tecnología un aproximado de 12 mil 900 millones de dólares en 2020 y de 40.900 millones en 2027, según informes de TechCrunch, diario digital especializado en iniciativas empresariales, productos y sitios web.

La tecnología háptica creció con mayor intensidad en las industrias de la medicina, los videojuegos y la automoción;también conocida como comunicación cinestésica, se basa en la combinación de mecánica, informática y electrónica mezclando motores, sistemas de vibración y sensores de movimiento con software innovador para proporcionar nuevas formas de recrear el sentido del tacto en las personas. Todo depende de la aplicación que se le dará a este tipo de tecnología pero todas dan una experiencia más realista.

Te puede interesar: Smartphones plegables, tecnología que aún necesita tiempo

Son diversos los ejemplos y aplicaciones existentes hasta el momento. La compañía UltraLeap, por ejemplo, en asociación con la empresa CEN, está desarrollando nuevas pantallas touch para que las personas puedan manipularlas sin necesidad de tocarlas, esto por medio de ultrasonidos de los movimientos de las manos.

Honda, en el ámbito de la automoción, desarrolló el exoesqueleto Wearable Walking Helper Device, un dispositivo de soporte que permite a una persona con debilidad muscular al caminar, suprimir tal discapacidad y poder desplazarse. Por su parte, en la medicina, el caso más destacable es el del Robot DaVinci, usado por cirujanos para percibir e identificar los diferentes tejidos del ser humano y reducir el riesgo en las cirugías.

En los videojuegos esta tecnología lleva varios años aplicándose, pero particularmente se hizo popular con las consolas Wii de Nintendo y el Xbox Kinect de Microsoft. Ahora la aplicación más reciente será en el mando del nuevo PlayStation 5 de Sony, el cual usará esta tecnología y permitirá sentir al usuario sensaciones más inmersivas como el caminar por la arena, la resistencia del agua al nadar y la pesadez de caminar por lodo.

Otra aplicación interesante aún en desarrollo y más orientada a la gente común es la de la investigadora Emma Yann Zhang con la creación del Kissenger, una herramienta que se podrá incorporar a dispositivos móviles para mandar besos a distancia y que el receptor podrá sentir. También están los guantes de la marca Neurodigital para sentir objetos sólo existentes en la realidad virtual.

Diversas compañías desarrollan este tipo de tecnología desde la época de los noventa, grandes empresas como Apple, Google, Facebook o Disney tienen actualmente equipos especializados trabajando en nuevos productos hápticos de todo tipo. Sin duda, la tecnología háptica ha tenido un mayor impulso por ser una alternativa de convivencia en los tiempos de la pandemia de coronavirus donde la distancia y el nulo o mínimo contacto con objetos y personas es algo cotidiano e indispensable.

Publicidad