Un test de sangre podría identificar con precisión a las personas en vías de desarrollar la enfermedad de Alzheimer antes de que aparezcan los síntomas.

Investigadores de la Facultad de Medicina de la Universidad de Washington en St. Louis informaron se pueden medir los niveles de la proteína beta amiloide de Alzheimer en la sangre y usar dichos niveles para predecir si la proteína se ha acumulado en el cerebro.

Los hallazgos representan un paso clave hacia un análisis de sangre para diagnosticar a las personas en vías de desarrollar la devastadora enfermedad antes de que aparezcan los síntomas.

HASTA 20 AÑOS DE PREVENCIÓN

Hasta dos décadas antes de que las personas desarrollen la pérdida de memoria característica de esta enfermedad, comienzan a acumularse grupos dañinos de proteínas en el cerebro. Por lo que el análisis de sangre para detectar estos cambios cerebrales tempranos se acerca un poco más al uso clínico.

Cuando los niveles de amiloide en la sangre se combinan con otros dos factores principales de riesgo de Alzheimer, la edad y la presencia de la variante genética APOE4, las personas con cambios cerebrales tempranos de este padecimiento pueden identificarse con una precisión del 94%, encontró el estudio.

¿CÓMO FUNCIONA?

La prueba, una versión anterior de la cual se informó por primera vez hace dos años, utiliza una técnica llamada espectrometría de masas para medir con precisión las cantidades de dos formas de beta amiloide en la sangre: beta 42 amiloide y beta 40 amiloide. La relación de las dos formas disminuye a medida que aumenta la cantidad de depósitos beta amiloides en el cerebro.

ANÁLISIS DE SANGRE VS. TOMOGRAFÍA CEREBRAL 

Por su parte, Randall Beitman, profesor de neurología y autor principal, argumenta que el método de tomografía cerebral utilizado hasta la fecha en ensayos clínicos requiere mucho tiempo, es costoso y lleva años inscribir a los participantes.

«LAS PRUEBAS DE SANGRE NOS DAN LA OPORTUNIDAD DE EVALUAR A MILES DE PERSONAS CADA MES. ESTO SIGNIFICA QUE PODEMOS INSCRIBIR A LOS PARTICIPANTES DE ENSAYOS CLÍNICOS CON MAYOR PRECISIÓN, LO QUE CONTRIBUYE A UN TRATAMIENTO MÁS RÁPIDO Y TIENE UN EFECTO CATALÍTICO EN LA REDUCCIÓN DE COSTES Y EL SUFRIMIENTO DE LOS PACIENTES «, EXPLICÓ.

Los hallazgos, publicados en la revista Neurology, subrayan que la prueba puede estar disponible en los consultorios médicos dentro de unos años, y que sus beneficios serán mucho mayores una vez que existan tratamientos para detener el proceso de la enfermedad y prevenir la demencia. 

Los tratamientos farmacológicos que comienzan después de que las personas informan una disminución en sus habilidades de pensamiento simplemente pueden ser demasiado poco y demasiado tarde.

Finalmente, la doctora Suzanne Schindler, profesora asociado de neurología externó que la prueba aún no es perfecta y necesita más refinamiento y validación en grupos más grandes de pacientes. Pero el equipo de investigación ya ha trabajado con otros pacientes en Australia y Europa y encontró resultados igualmente precisos.

Con información de Muy Interesante

Publicidad