El uso de tintes para el cabello es muy popular, especialmente entre personas maduras que desean ocultar las canas. Por ejemplo, se estima que lo utilizan entre el 50 y el 80% de las mujeres y el 10% de los hombres de 40 años o más en Estados Unidos y Europa. Los tintes para el cabello más agresivos son los permanentes y estos representan aproximadamente el 80% de los tintes para el cabello que se utilizan en Estados Unidos y Europa, y un porcentaje aún mayor en el caso de los usados en Asia.

En algunos estudios se llegó tiempo atrás a la conclusión de que las personas que se tiñen el pelo regularmente pueden tener un mayor riesgo de sufrir cáncer, especialmente el cáncer de vejiga y el de mama. Los tintes para el cabello contienen ciertos compuestos químicos que han sido considerados responsables de estas relaciones. La cuestión ha sido examinada en la que se considera la investigación más extensa realizada hasta la fecha, cuyos resultados se han presentado recientemente y en la que se hizo un seguimiento a 117.200 mujeres de EE.UU. durante 36 años.

Te puede interesar: El incremento de ozono en la atmósfera amenaza la biodiversidad global

Las conclusiones de esos estudios previos no han sido respaldadas por los resultados de la nueva investigación.

El equipo de Eva Schernhammer, jefa del Departamento de Epidemiología de la Universidad Médica de Viena en Austria, ha comprobado que el uso periódico de tintes permanentes para el cabello no conlleva un mayor riesgo de padecer cáncer, al menos en la mayoría de los tipos de cáncer, ni tampoco acarrea una mayor mortalidad relacionada con el cáncer. Tan solo hay unas pocas excepciones, con un aparente aumento leve del riesgo, que deberán ser investigadas más a fin de aclarar si realmente los tintes son los responsables de esos casos o intervienen otros factores.

En definitiva, los resultados del nuevo estudio deberían tranquilizar a los usuarios de tintes permanentes para cabello.

Si bien el Centro Internacional de Investigaciones sobre el Cáncer de la Organización Mundial de la Salud ha clasificado la exposición ocupacional a los tintes para el cabello como probable carcinógeno, no hay ninguna advertencia sobre el uso personal porque las evidencias existentes no han sido nunca concluyentes. Trabajar con tintes acarrea un riesgo potencial de exposición mucho mayor que el de tan solo usarlos para teñirse el cabello periódicamente. (Fuente: NCYT de Amazings

Publicidad