Hasta ahora, la idea que se tiene sobre la muerte es tajante. Una vez que el corazón se detiene y no es posible reanimarlo, el hecho es contundente: una persona está muerta.

Sin embargo, un descubrimiento reciente podría cambiar dicha idea, pues todo parece indicar que la conciencia se preserva durante algunos minutos después del paro cardíaco, de modo tal que la persona ve, escucha y siente lo que sucede a su alrededor.

Esta hipótesis fue lanzada por el doctor Sam Parnia, de la Universidad de Stony Brook en Nueva York, quien dirigió una investigación a raíz de algunos testimonios recabados entre pacientes que lograron ser reanimados después de haber experimentado un paro cardíaco. 

El doctor Parnia encontró algunos casos en que dichas personas fueron capaces de describir con exactitud las acciones y conversaciones de los médicos y enfermeras a su alrededor, aun cuando su corazón no estaba funcionando y, de hecho, estaban a poco de ser declaradas muertas.

El fenómeno podría explicarse porque, si bien cuando el corazón deja de latir, el cerebro deja de recibir sangre y por ello mismo deja de cumplir con sus funciones, este proceso puede tardar varias horas en completarse, por lo cual es posible que una persona conserve cierto grado de conciencia incluso después de su “muerte médica”.

Si esta hipótesis se comprueba, quizá nuestra idea de la muerte cambie un poco, así como las prácticas asociadas con ella.

Publicidad