Las autoridades mexicanas localizaron el pasado domingo otros cuatro cuerpos en fosas clandestinas ubicadas en el poblado de Los Negritos, en el municipio de Villamar (Michoacán), después de que, un día antes, la Fiscalía General del Estado (FGE) informara del hallazgo de seis cadáveres en la misma zona rural.

En las primeras excavaciones en el marco de un operativo de la FGE en el que participaron la Unidad Canina, la Secretaria de Seguridad Pública, policías estatales y rescatistas de Protección Civil, se exhumaron los cuerpos de cuatro mujeres y dos hombres, ninguno identificado, detalla la prensa local.

Te puede interesar: Esto es lo que pagan gasolineros por ‘derecho de piso’

Anuncios

Tras el hallazgo, los peritos permanecieron en el lugar para realizar nuevas labores de búsqueda, ya que no se descartaba que pudiera haber más entierros clandestinos. Como resultado, fueron encontrados otros cuatro cadáveres, pertenecientes a tres varones y una mujer sin identificar, elevando la cifra total a diez, recogen medios locales.

Los restos presentaban un avanzado estado de descomposición y fueron trasladados al Servicio Médico Forense para que se les practique la necropsia de ley con el fin de determinar la causa de muerte. La FGE, a su vez, ya abrió la carpeta de investigación correspondiente por los homicidios dolosos y proseguirá con la indagación para identificar a las víctimas y esclarecer los hechos.

Villamar, que se ubica a unos 70 kilómetros del estado de Jalisco, ha aparecido en diversas ocasiones en la prensa mexicana por el hallazgo de personas ejecutadas en sus carreteras municipales. La zona está operada por los cárteles Jalisco Nueva Generación, Nueva Familia Michoacana y Caballeros Templarios, que disputan violentamente entre sí el control sobre la producción y tráfico de drogas. A estos grupos de crimen organizado se les atribuyen cientos de miles de personas desaparecidas y asesinadas en los estados de Jalisco y Michoacán.

Publicidad