Luego de un año desde su última instalación en vía pública, los anticuarios del municipio de Querétaro reaparecieron en el histórico Jardín La Corregidora para ofrecer sus productos de hasta 159 años de antigüedad.

El anticuario Francisco Rabell dijo, en entrevista con Notimex, que son unos 20 coleccionistas los que se reúnen este día en el emblemático jardín del Centro Histórico de Querétaro.

“Estamos aquí para dar continuidad a nuestra labor comercial y cultural, después de que nos instalamos por última vez en vía pública en el mes de mayo de 2018”, recordó el coleccionista.

Refirió que sólo estarán en el jardín La Corregidora a partir de hoy y hasta el domingo próximo, en el marco del Festival Maxei 2019, que coordina la Secretaría de Cultura municipal.

Sin embargo, Rabell adelantó que ya están cerca de un acuerdo con autoridades municipales para su reinstalación formal en un espacio abierto para desarrollar de forma permanente su labor comercial y cultural.

“En esta muestra de antigüedades encontramos productos de 1950 hacia atrás, algunos compañeros tienen antigüedades de los siglos XVII y XVIII, verdaderas reliquias”, manifestó el entrevistado.

Monedas y billetes, armarios, relojes, fotografías, máquinas de escribir, cascos y sombreros, lentes, planchas de carbón, rollos para pianola, candeleros, imágenes religiosas y muchas antigüedades más aprecian los queretanos y turistas nacionales y extranjeros que aún disfrutan de esta ciudad.

“Las antigüedades cobran vigencia de n el momento en que las personas las adquieren para mostrarlas en sus viviendas o negocios o incluso, cuando les dan su uso original”, aseguró Francisco Rabell.

Publicidad