El misterioso rito de limpiar huesos en Pomuch, Campeche

Anuncios
Anuncios

En el marco de la celebración del Día de Muertos, Campeche se distingue de otras entidades por su rito tradicional y misterioso de limpieza de huesos del cementerio de Pomuch, que ofrece una experiencia enriquecedora y única.

En el país, el 1 y 2 de noviembre, cada región tiene una forma distinta de festejar esta fecha emblemática de la cultura mexicana; en el caso del poblado de Pomuch se manifiestan las raíces y las costumbres mayas.

Para algunas personas foráneas es un insulto no dejar descansar en paz a sus seres queridos, en cambio para las personas de la localidad es algo normal; es una manera de rendir tributo y honor a quienes ya no están con ellos, se detalló en un comunicado.

En dicha comunidad, cuando una persona muere se entierra por un periodo de tres años para después exhumarla el día de Todos los Santos, posteriormente se colocan los huesos en una caja de madera en el interior de un nicho, para ser limpiados por sus familiares año con año.

La muerte para el habitante maya no significa el fin de una vida, es un ciclo más dentro del universo, es como un largo recorrido en el viaje eterno. Nada se termina con la muerte, es una transformación, un cambio de lugar, que tal vez se encuentra en este mismo mundo.

Los Mayas creen en el renacer (ka’a put siijil), por ello, las ánimas retornan cada año a la tierra para disfrutar de una semana de vacaciones entre sus familiares y como agasajo es costumbre dedicarles rezos y comidas, de aquí que la tradición sea conocida como el Janal Pixan, que quiere decir comida para las almas.

En Pomuch también se tiene la creencia de que si la familia no limpia los huesos durante los dos primeros días de noviembre, el espíritu entrará en furia y rondará por las calles del pueblo.

Publicidad