El pintor Luis Kerch y Alfredo Ginocchio, dueño de la galería que lleva su nombre, se manifestaron en contra de la falsificación de obras de arte, lo cual es un negocio.

“La falsificación de obras artísticas es un negocio tan viejo como el mundo, se hacen réplicas falsas muchas veces en México y son llevadas a museos en Europa”, dijo Ginocchio hace unos días, en el marco de la inauguración de la exposición de Luis Kerch en su galería.

“Considero que tan culpable es quien las vende como quien las compra, si existe el problema es porque hay consumo, además al menos en México no existe una Ley que sancione este tipo de delitos, he denunciado y no hay ninguna consecuencia aquí en el país, en Europa es distinto ahí si se castiga con prisión”.

“Aquí en la galería se han presentado personas que pretenden venderme piezas falsas, cuando ven que me doy cuenta, salen corriendo. Creo que la falsificación de obras está muy satanizada, no estoy de acuerdo con ella, pero no podemos negar que es una realidad”.

También Luis Kerch aseguró ser víctima del delito y sentirse molesto, “la falsificación es algo que perturba, personalmente lo he vivido, he encontrado mis obras falsificadas y da coraje porque las copian, le cambian el nombre y las venden”.

“Todo cae por su propio peso, quienes las fabrican no tienen sustento, no son verdaderos artistas que puedan hacerse de una trayectoria en el medio, únicamente son imitadores y eso con el tiempo se ve”, concluyó.

Publicidad