A partir de historias extraídas de familias, el Colectivo Tomate y la propia comunidad inauguraron oficialmente la Ciudad Mural Iztapalapa, con un total de 36 murales que plasmaron en bardas y fachadas en el pueblo de Santa María Aztahuacan.

En un recorrido por el barrio de Aztahuacan, a cargo de Alfredo Atala Layún, subdirector del Colectivo, se constató de las grandes imagenes que abordan diferentes temas, sobre todo las tradiciones del carnaval que se realiza en esa comunidad.

El proyecto, apoyado por una reconocida marca de pinturas, enriquece la vista al ver imágenes que imponen por la gran calidad a cargo de 25 artistas plásticos, locales, nacionales e internacionales como Gato, Sue y Luis, quienes trabajaron en conjunto con los propios habitantes.

Tomás Darío, director del Colectivo, relató, en entrevista con Notimex, que el proyecto nació en Puebla hace casi 10 años, y Ciudad Mural busca generar un trabajo de conexión y diálogo entre las personas, a través del arte.

Entrevistado a un lado del gran mural de Los Charros, abundó que ese proyecto lo han realizado en 18 barrios en todo México, y han generado una alianza con el programa de México Bien Hecho de Comex, y han podido llegar a todo el país, en el norte, centro, sur y acaban de inaugurar recientemente Ciudad Mural San Cristóbal de las Casas.

“En este proyecto en Iztapalapa se realizaron 36 murales, en los que participaron 25 artistas jóvenes y muralistas, en un trabajo que tuvo un espacio de tres meses, que de los últimos 20 días, los creadores convivieron con las familias para conocer las historias de estas y plasmarlas”, explicó Darío.

Agregó que cada mural refleja las historias de las familias que viven en esas casas, y en cada una cuenta con un tipo cédula que narra una leyenda, que tienen que ver con el barrio, los chinelos, las comparsas, carros alegóricos, y hasta alebrijes.

El joven artista plástico Luis Figueroa, de Venezuela, y quien participó en el proyecto, comentó la experiencia de pintar, “fue como el último regalo de todo, porque el primero fue la posibilidad de compartir con familias”.

“Porque si no es por el Colectivo, no hubiera tenido la oportunidad de conocer a esas familias, mucho menos de conocer sus valores y tradiciones, cosas que llevan en su cultura, pero sobre todo, la posibilidad de compartir con las comunidades y luego está la pintura”, señaló entusiasmado.

Entrevistado durante el recorrido, el artista venezolano describió que los murales que plasmó, uno se titula “Tarde carnaval” que es una representación de lo que aprendió del carnaval, que se lleva a cabo en el mes de marzo, que se trata de un caballo con su charro que son iconos de la fiesta.

El segundo mural, describió se trata de “Santa María en el tiempo”, que juega con la relación que tenían las mujeres en el pueblo y la importancia a mantener los valores.

Por su parte, Marcelo, quien permitió que plasmaran en su fachada de su casa un mural, agradeció a todo el equipo por esta obra, pero sobre todo de abordar un tema importante como es el carnaval, que ellos mismos organizan cada año.

“Ahora vemos en este gran mural carros alegóricos, reinas del carnaval y charros, que dan testimonio de lo que hacemos, porque aquí construimos todo, y hacemos un gran desfile”, apuntó.

Durante el recorrido también se admiró otros murales que evocan a la Revolución Mexicana en la figura emblemática de Emiliano Zapata o el Escudo Nacional Mexicano, además del Iztaccíhuatl y Popocatépetl.

Un recorrido de 36 murales equivalentes a mil 795 metros cuadrados que va desde la famosa Plaza Herminio Chavarría, mejor conocida en Santa María como “La Colorada”, pasando por “La Aguilita” y finalizando en la Plaza del Reloj, uno de los monumentos más importantes del pueblo.

Publicidad