El nivel de detalle y perfección mostrado por los artesanos de San Martín Tilcajete, en Oaxaca, y la belleza de sus diseños profundamente ligados a su cultura ancestral, fascinaron a Louis Vuitton. Tanto, que la firma francesa puso en sus manos sus objetos más preciados, aquellos con los que comenzó su historia: los baúles.

Con esta iniciativa Louis Vuitton ha puesto en relieve la maestría artesanal de México en diálogo con el savoir-faire que avala a la casa francesa de marroquinería de lujo. Sin embargo, el verdadero alcance de este proyecto es definido por quienes han trazado con pasión las tonas y nahuales que identifican a la nueva colección cápsula de la maison.

“Nos alegra participar de esta propuesta. Porque sí, es cierto que ha sido un gran reto por el manejo de los materiales y el tiempo, pero también sabemos que es una oportunidad importante para mostrar al mundo nuestro trabajo. La migración ha disminuido en nuestra comunidad gracias a proyectos como éste, gracias a que la comunidad se ha unido por el arte”, explicó a Forbes Life el maestro artesano Waldo Hernández, del Taller Casa Don Juan.

La colección cápsula ‘The Colorful Journey LV fue presentada en ZONAMACO Diseño, en la Ciudad de México, y está formada, inicialmente, por seis baúles que fueron intervenidos por artesanos del taller para revelar el potencial creativo zapoteca.

Publicidad