Una estatua del revolucionario mexicano Pancho Villa permanecerá colocada en el centro de Tucson, luego de que el Comité de Diseño y Arte Público de la Comunidad, que administra la colección de arte público de la ciudad, desechó una petición de un grupo conservador para retirarla.

Judicial Watch, un grupo de activismo conservador que investiga denuncias de mala conducta de parte de funcionarios públicos, pidió que la estatua de Villa fuera removida, con base en archivos de la ciudad de Tucson segú los cuales no hubo audiencia pública para escuchar quejas antes de su colocación en 1981.

La petición, empero, fue rechazada por el Comité de Diseño y Arte Público de la Comunidad. Los 18 miembros del comité rechazaron por unanimidad la solicitud, diciendo que no cumplía con ninguno de los 10 criterios utilizados para considerar la eliminación del arte público, como daños o una solicitud del artista.

La votación se produjo después de que los residentes de Tucson se turnaran para decir que la estatua era hermosa y que señalaba su papel en la celebración de la cultura local mexico-americana.

“No queremos olvidar esa historia, esa historia que se basa en la cultura mexicana”, dijo Lydia Otero, profesora de estudios mexicoamericanos en la Universidad de Arizona.

“Cada persona que camina hacia la estatua tiene que hacer preguntas sobre por qué esta estatua está aquí, justo en el centro”, dijo Otero. “Y tienen que llegar a sus propias respuestas. ¿Sabes por qué? Porque somos Tucson y es complicado”, señalo Otero en declaraciones al periódico The Arizona Daily Star.

Alejandro Escamilla, un maestro en el Distrito Escolar Unificado de Tucson, dijo que ver la estatua de Villa “siempre me hizo sentir orgulloso de que hubiera una estatua de un mexicano allí en el centro”.

La única voz que apoyó la solicitud de Judicial Watch fue el hombre que la hizo, Mark Spencer, coordinador de los Proyectos del Suroeste de Judicial Watch con sede en Phoenix.

Spencer dijo que tres residentes de Tucson se acercaron a él y que querían que la estatua fuera removida, pero que necesitaban ayuda para expresar su queja.

“Nunca es demasiado tarde para hacer lo correcto”, dijo Spencer. En lugar de “permitir que la mafia gobierne”, dijo que celebrar una audiencia pública es “el curso de acción saludable aquí”.

Después de la reunión, Spencer dijo que consultaría a su equipo legal para ver si el comité se había adherido a las políticas de la ciudad.

Publicidad