Avanzan las campañas del seis de junio y por lo que se ve, muy pocos candidatos arañan el seis, aunque las encuestas y las fotografías que manden a publicar los hagan ver como los más grandes prospectos. La gente afirma que esta vez no se dejará engañar como en el 2018, refiriéndose principalmente a los aspirantes del partido guinda. La oposición crece con eventos como el desafortunado caso del Metro de la Ciudad de México o con malos gobiernos estatales y municipales, esa es la realidad que preocupa a AMLO.

En relación a los diputados federales puede decirse que la escasez de recursos de todos lados puede provocar que los peces grandes se coman a los peces pequeños, situación que igualmente afecta a los candidatos a diputados locales y presidentes municipales.

Pero en este Veracruz electoral, los peces grandes son de tres tipos: los que tienen recursos económicos y mañas, los que tienen simpatías trabajadas en la comunidad y, por último, aquellos que tienen tablas y propuestas interesantes y factibles que los demás no poseen. Pero todos ellos tendrán que tener camino andado, para poder aspirar a rebasar el seis, es decir, a festejar el siete de junio o los días siguientes la victoria en las urnas.

En el caso de los candidatos a diputados federales o estatales, entre los que pueden sacar costales y mañas, se encuentran Adolfo Mota, Zita Pazzi, Américo Zúñiga, Pepe Yunes, el Coyame Carrasco, Antonio Luna y la señora Pinete. Si le invierten, varios de los integrantes de la legislatura local podrán reelegirse. 

De los peces gordos que quieren las alcaldías, sobresalen Miguel Ángel Yunes Márquez con su anunciada propuesta de revisar la concesión del agua en Veracruz; David Velasco que habla de crear 100 mil empleos (quizá con otra gran plaza comercial); Juan Manuel Diez y su proyecto de desarrollo Casa Vegas en Orizaba, Juan Manuel Unanue sin competencia en Boca del Río.

De los peces conocedores del camino y que saben ir contra la corriente, podemos destacar a Francisco Fernández El Potro en Actopan, a Chucho Moreno, quien trata de descarrilar a Amado Cruz en Coatzacoalcos

Entre los que tienen energías, tablas y propuestas para ser alcaldes, podemos mencionar al doctor Leyva que avanza paso a paso en Emiliano Zapata; a Pepe Kirsch que lucha contra Goliat en Poza Rica; al transportista Ubaldo Aguilera en Santiago Tuxtla y a Ignacio García que está moviendo a la gente de Actopan sin descuidar redes y congregaciones.

Entre aquellos que ya se derrotaron solos está la Nena de la Reguera, la dama morenista a quien se la comió la desidia y no gestionó la credencial de elector, pero que sigue haciendo ruido en Boca del Río. En Cosamaloapan los altos jefes enviaron a perder a Gustavo Sentíes, un personaje que juega con varias ligas cuestionables.

Muchos nombres sin méritos y sin respaldos de ningún tipo abundan en estas elecciones que serán las más disputadas y en las que los ciudadanos tendrán que resolver en sesudas jugadas de ajedrez como lanzar sus votos en la urna para cambiar las cosas que no les gusten.

Aunque los optimistas parecen no desinformados sino bastante perplejos..

Publicidad