EL DERECHO A CRITICAR Y DISENTIR 

Anuncios
Anuncios

En la página web https://morena.si del partido político que desde diciembre pasado tiene el poder en México, podemos encontrar una nota referida a una gira del entonces candidato Andrés Manuel López Obrador a Santa Rita Tlahuapan, Puebla, el día 6 de febrero de 2018. Fiel a su costumbre de abordar diferentes tópicos, esa ocasión el ahora presidente expresó entre otras cosas, lo siguiente:

“Yo respeto el derecho a disentir. Yo creo en la crítica, porque tiene que ver con la democracia. Cuando no hay crítica, hay autoritarismo. Tiene que haber crítica, no puede haber pensamiento único…La democracia significa comunicación, y la comunicación implica mensajes de ida y vuelta. No es nada más de que “yo te voy a estar criticando y te quedas callado, porque si tu replicas, te acuso de autoritario, de prepotente, de sectario.” 

Respecto a los cuestionamientos de violencia creciente, esa vez acusó: “Enrique Peña Nieto no asume su responsabilidad, se desentendió por completo, se le olvidó que es el comandante supremo de las Fuerzas Armadas y debería de asumir el mando para garantizar la paz y la tranquilidad del país.”

Los posicionamientos de AMLO hace apenas un año, resultan oportunos en estos días en que en Veracruz han surgido pieles demasiado sensibles en torno a las fuertes expresiones que un representante de la Iglesia Católica emitió en días pasados respecto a la inseguridad pública y el crecimiento de la violencia en el estado.

Dado que esa circunstancia no puede ni debe negarse, porque es real y afecta a toda la población, es pertinente recordar que los representantes del Clero tienen la instrucción precisa del Papa Francisco, en el sentido de que deben preocuparse por la cuestión social y por la tranquilidad del pueblo.

El pueblo como mandante de las autoridades que elije, tiene todo el derecho a exigir, como en su momento lo hizo el propio Andrés Manuel. Las autoridades deben cumplir con la función que la Ley les impone.

Y por otro lado, debemos recordar que todos los individuos, independientemente de lo que establezcan las leyes, tienen derechos humanos inalienables e imprescriptibles, y que dos de ellos son los de poder criticar y disentir.

Y como ha propugnado el mismo López Obrador, es menester que todos los mexicanos empecemos a serenarnos, principalmente los actores de la vida pública en todos los sectores, comenzando por las autoridades de los tres órdenes de gobierno.

Solo así será posible iniciar alguna transformación positiva en Veracruz y en el país.

Publicidad