Los resultados electorales del domingo pasado en Veracruz fueron positivos para el actual gobierno estatal. Pudiera decirse que los 112 triunfos obtenidos por la alianza PAN-PRD confirman el apoyo popular a la gestión de Miguel Ángel Yunes Linares como primera autoridad del estado. Y ese respaldo en las urnas llega unos días después de que dos dirigentes políticos lo subieron a la contienda presidencial que se verificará el año próximo.

Vistas así las cosas, resulta comprensible el triunfalismo y el entusiasmo manifestado por ambas fuerzas políticas, por sus líderes nacionales y por el propio gobernador Yunes. Sin embargo, al analizar a detalle las cifras del PREP, el estudio de los datos permite otras lecturas y otras conclusiones.

Si revisamos los números fríos que arroja ese mecanismo oficial de conteo de votos, observamos que, en el caso de la alianza triunfadora, por cada 10 votos emitidos, 7 fueron del PAN y 3 del PRD. Igualmente, si se estudian las cifras de la coalición PRI-PVEM, encontramos que de cada 10 votos, 7 fueron del partido tricolor y 3 del partido verde.

Desde esa nueva óptica, y con ese nivel de desglose, encontramos datos reveladores. El PAN sigue liderando con un total cercano a 781 mil votos. Y aquí viene la primera sorpresa, MORENA ocupa el segundo lugar con alrededor de 557 mil. El tercer sitio es para el PRI con 518 mil votos. El PRD tiene el cuarto lugar con 269 mil votos. Dante Delgado y su Movimiento Ciudadano alcanzan el quinto lugar con 221 mil votos. El sorprendente Nueva Alianza obtiene el sexto lugar con 209 mil sufragios. El PVEM aportó 191 mil votos, ocupando el séptimo sitio. El PT llega a 151 mil sufragios y se pone en el octavo lugar. En el noveno escaño, 109 mil votos fueron de los candidatos independientes y, finalmente en el décimo lugar, quedó el PES con casi 94 mil.

Siguiendo el mismo criterio de la votación individual por partido, y refiriéndonos solamente al total de votos emitidos en las diez ciudades o municipios con mayor población urbana (Xalapa, Veracruz, Coatzacoalcos, Boca del Río, Córdoba, Orizaba, Tuxpan, Poza Rica, Papantla y Minatitlán), encontramos datos aún más sorprendentes. MORENA tiene el primer lugar, con casi 261 mil votos. El PAN ocupa el segundo sitio con un poco más de 252 mil sufragios. El tercer sitio es para el PRI con 120 mil votos.

Esos análisis numéricos permiten hacer algunos planteamientos:

MORENA es un partido joven que puede crecer de aquí a la elección del año próximo, pero tendrá que organizar y capacitar a sus cuadros rurales para cuidar su votación. El 47 por ciento de sus sufragios lo obtuvieron en las diez zonas urbanas mencionadas.

Si tan sólo se coaligara con MC y con los candidatos independientes, pondría en graves aprietos al PAN. Esta alianza y sus logros electorales, pudieran catapultar a Dante Delgado como candidato a la gubernatura en 2018.

El PRI continúa su descenso, iniciado el año pasado, quedando únicamente la fuerza de su voto duro. Sus militantes se están dirigiendo a otras opciones. Por su parte, el partido Verde tuvo un mejor rendimiento electoral que lo hizo madurar.

Nueva Alianza resultó toda una revelación en este momento electoral. Así mismo, cabe destacar que uno de cada diez votos del PAN-PRD en el estado, se obtuvo por su trabajo en el municipio de Veracruz.

Los sorprendentes resultados electorales obtenidos en algunas plazas del estado, han originado que la conversación pública señale a algunos ex funcionarios perseguidos por el yunismo, quienes podrían haberse convertido en ganadores encubiertos, presumiéndose que intercambiaron favores, servicios y recursos con el régimen gobernante a cambio de impunidad.

Así las cosas, la cacería de los ex funcionarios duartistas seguirá su curso, ello deja buenos dividendos.

Publicidad