Los recientes acontecimientos políticos indican que Cuitláhuac García Jiménez está plenamente convencido de la importancia que tienen las matemáticas. Esa convicción la está aplicando en la Secretaría de Educación de Veracruz, la dependencia que tiene al mayor número de trabajadores y como titular a uno de sus hombres de más confianza, donde además el ejecutivo estatal ha podido concretar algunos de los pocos avances destacables conseguidos hasta ahora en su gobierno. 

Uno de los aspectos centrales que deben resaltarse en torno a esta dependencia, es la atinada decisión de apoyar la capacitación en la asignatura de matemáticas a los docentes de secundarias, técnicas y telesecundarias, que se impulsa desde hace varias semanas con el apoyo de reconocidos académicos de la Universidad Veracruzana. 

La capacitación en matemáticas es sumamente relevante para la formación de los maestros y alumnos. Y se ha anunciado que estos trabajos formativos se extenderán a maestros de estudiantes de cuarto a sexto año de primaria. 

Lo más increíble de todo, es que esta decisión se tomó en la SEV, en los tiempos de Zenyazen Escobar García como responsable de la instancia, un personaje altamente mediatizado a quien se le ha criticado por todo y de todo, y de quien paradójicamente se reitera que es el secretario cuitlahuista que presentó menos medallas para hacerse del cargo. 

Lo que sí enseñó Escobar García es conocimiento de la realidad y una adecuada sensibilidad de la situación de retraso en la educación pública veracruzana.   El rezago educativo y los bajos estándares de calidad en el aprendizaje de las ciencias, en la lectura, y sobre todo en las matemáticas, que muestran los alumnos, colocan a Veracruz en el lugar 28 a nivel nacional. Cabe decir que de los 36 países afiliados a la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OECD), México está en el último lugar en dichos temas.  

Mucha gente recuerda a sus abuelos, que tan solo con estudios de primaria hasta el tercer grado que se acostumbraba en la primera mitad del siglo XX, eran capaces de realizar operaciones para calcular volúmenes y conocían perfectamente la raíz cuadrada y la raíz cúbica.

Pero llegaron el neoliberalismo, la globalización, los líderes charros, los sindicatos priistas o de izquierda y la “poliquitería” apabullante, e hicieron su aparición miles de maestros colocados sin la preparación normalista forjada por los grandes educadores de antaño. Así fueron formadas varias generaciones de estudiantes que no pudieron ascender al nivel medio o al universitario.

Como consecuencia de ese tipo de educación, se ha informado que el 55% de los alumnos mexicanos no alcanza el nivel de competencia básico en Matemáticas. Suelen presentar un alto índice de ansiedad ante esa asignatura, mostrando una tendencia a evitarla, y privándose de la posibilidad de emprender carreras profesionales relacionadas con los números, convirtiendo a las matemáticas en una barrera para el futuro que sueñan los jóvenes.

Y eso ocurre debido a desventajas sociales, deficiente infraestructura educativa, a presupuestos reducidos y también a la proliferación de mentores mal preparados. 

El objetivo que busca ahora la SEV es la profesionalización de los docentes para que mejoren sus técnicas educativas en las aulas. Que aquellos que se capacitan en estas jornadas, aprendan a trasladar el conocimiento a los educandos, y que así los jóvenes pierdan el miedo y entiendan que esta ciencia exacta está ligada a cada una de las acciones de la vida diaria.

El gobernador Cuitláhuac García está cuidando los números, las cifras y los indicadores. Como mandatario acierta con este innovador programa denominado “Matemáticas para todos”. Es pertinente reconocerle al secretario Zenyazen Escobar y a los entusiastas impulsores de esta afortunada iniciativa, el que hayan conjuntado responsabilidades y esfuerzos en beneficio de los niños y jóvenes de Veracruz.

Publicidad