El mes de septiembre ha traído algunas sorpresas en el terreno político veracruzano. Mucho se ha hablado del último movimiento naranja de Dante Delgado a nivel nacional. También de las razones que llevaron a importantes personajes de la capital del estado, a hacer un viraje hacia el partido Morena. Ricardo Ahued, Antonio Ballesteros, Marcos Salas y Ana Miriam Ferráez tendrán sus motivos personales y los cuatro públicamente mostraron su simpatía al proyecto de Andrés Manuel López Obrador.

De estos empresarios-políticos, el caso que más polvo levantó fue el de Ana Miriam, quien hace apenas tres meses compitió por la alcaldía xalapeña bajo las siglas de la alianza PAN-PRD.

A la empresaria radiofónica, que tiene mas de 7 años conduciendo un programa matutino de radio, le vieron posibilidades para ganar la alcaldía, que finalmente obtuvo el candidato de Morena, el doctor Hipólito Rodríguez Herrero.

Pero, ¿qué fue lo que realmente sucedió durante la campaña, que molestó a la señora Ferréz y que la llevó al horizonte morenista?

La semana pasada, la empresaria hizo diversas declaraciones a varios medios de comunicación de la capital del estado, en las que explicó las razones por las que simpatiza con el partido de AMLO.

Y se entiende entonces porqué Cuitláhuac García -el posible candidato a la gubernatura por MORENA- le hizo la invitación para incorporarse con ellos. Ana Miriam obtuvo casi 46 mil votos y ocupó la segunda posición después de Hipólito. Y de acuerdo a las cifras oficiales, ella fue la mujer más votada en el estado durante esa jornada electoral.

Pero esa no es la única causa de que la vean con buenos ojos los dirigentes morenistas. La razón principal, son los dos o tres millones de veracruzanos que siguen diariamente las numerosas estaciones radiofónicas del poderoso grupo Avanradio, propiedad de la familia Ferráez Centeno.

En sus declaraciones, ella no desveló las verdaderas razones de su cambio a Morena. Pero las dejó entrever y tienen que ver con la decepción y la molestia. Primero, cuando ya era candidata de la alianza PAN-PRD, de pronto, alguien empuja a David Velasco a que vaya a regatearle la posición, auspiciado desde las alturas del Palacio de Gobierno. Después, el hecho de que esas mismas manos, hubieran iniciado una fuerte campaña de redes, en las que exhibieron problemas personales y familiares de la empresaria, quizá con el objeto de forzarla a renunciar a la candidatura. Esa problemática fue referida por este portal, en el editorial “LA FUERZA DE ANA MIRIAM”, publicado el 28 de marzo anterior.

Pero, también se supo de otras traiciones de peso durante la propia campaña. De los que la impulsaron primero, y de quienes no cumplieron con los compromisos para hacer frente a las tareas proselitistas. De los vivales perredistas, que además trataron de sacarle dinero, seguramente para detener los escándalos que le señalan.

De todo lo que vivió antes, y de sus declaraciones de la semana pasada, es bueno señalar que ella, consciente de que los de ahora no son tiempos para buscar posiciones políticas, haya dejado en claro que no aspira (creemos, que por el momento) a ser candidata a algún cargo.

La suya, es una actitud adecuada. Los morenistas que llevan años junto a Andrés Manuel, no se dejarían arrebatar los cargos y candidaturas por las que han trabajado día y noche. Ella, por su parte, fortalece su Fundación y su grupo político, y además, busca hacer méritos para ganarse la confianza de AMLO y sus aguerridos simpatizantes.

Las circunstancias de Ana Miriam Ferráez la han conducido a ser una mujer que demuestra firmeza y determinación, y sabe hasta dónde quiere llegar.

A ver hasta dónde les alcanza a estos neomorenistas.

Publicidad