Desde hace varias décadas los mexicanos que revisan el índice de desarrollo humano (IDH) que publica la ONU con cierta periodicidad, están enterados de que en Veracruz hay dos municipios que cuentan con alta calificación en este indicador que refiere mejores estándares de vida para los habitantes. 

Boca del Río y Orizaba cuentan con condiciones de riqueza e ingreso per cápita que los hacen diferentes entre los 212 municipios del estado. Ambos son municipios con superficie pequeña y también son integrantes de zonas conurbadas. La diferencia es que Boca se ubica frente al Golfo de México, tiene playas y está íntimamente ligado al puerto de Veracruz y al impacto económico que tal circunstancia lleva aparejada.

Orizaba se encuentra tierra adentro, pero es uno de los puntos intermedios de las primeras vías de comunicación moderna que hubo en la nación: el ferrocarril primero y la autopista Veracruz-México después. La población cuenta con un rico pasado histórico, cultural y deportivo. Allí se asentaron grandes empresas textiles en siglos anteriores. Incluso el municipio llegó a ser temporalmente capital del estado. Desde el siglo pasado se ha constituido como una destacada zona industrial con presencia de cementeras, cerveceras y muchas otras empresas más. Y desde hace varios años es uno de los más visitados pueblos mágicos de México.

Particularmente en este siglo, la ciudad de Orizaba ha tenido un desarrollo inmobiliario y turístico notable. Se crearon las primeras plazas comerciales y cuenta con centros universitarios de prestigio. Mucha gente de Veracruz y de otros estados la han tomado como destino para pasear los fines de semana. Hace pocos años se integró al pequeño grupo de ciudades que cuentan con un teleférico, atracción que se convirtió en un fuerte imán para atraer grupos de visitantes. También deben conocerse el Cerro del Borrego, el Museo Francisco Gabilondo Soler Cri-Cri, el Parque de los dinosaurios, el Ecoparque Río, el Poliforum Mier y Pesado y el Palacio de Hierro.

2020 es un año promisorio para Orizaba. Se iniciaron los trabajos con la secretaría de turismo federal para constituir un museo de hotelería en virtud de que los registros históricos señalan que en esa población se instaló en el siglo XVII la primera posada de América.

Recientemente medio país se enteró en redes sociales del aparatoso traslado terrestre de un viejo avión Boeing 727 de pasajeros que fue donado al municipio por la Secretaría de la Defensa Nacional con el fin de destinarlo al desarrollo de una biblioteca infantil.

Otro anuncio que esperan se concrete pronto es la ampliación de la principal plaza comercial de la zona (Plaza Valle), con 60 locales más que permitirá en la fase constructiva y en la operación la creación de 3,200 empleos directos e indirectos, así como la llegada de importantes firmas y franquicias como son los casos de Suburbia y Bennigans. 

Turismo, producción industrial e instalación de empresas nuevas detonan las oportunidades de trabajo que los jóvenes orizabeños necesitan para asegurar mejores condiciones de bienestar y desarrollo.

Ojalá y los municipios del estado sigan el ejemplo orizabeño. Por lo pronto, y desde diversos puntos, familias enteras se disponen a conocer y disfrutar este fin de semana lo que se ha convertido en una grata sorpresa turística veracruzana.  

Publicidad