Los periódicos nacionales de ayer informaron que habrá más recortes al sector salud debido a que el documento denominado Estructura Programática para el Presupuesto 2022, no incluye ninguna cantidad en el apartado destinado al Seguro Médico Siglo XXI. La información proviene de algunos diputados que ya conocieron ese documento presentado a la Cámara de Diputados por la SHCP.

Juan Carlos Romero Hicks, el coordinador de los diputados del PAN, señaló que esa partida viene en ceros. Él y otros legisladores de distintas bancadas manifestaron su desacuerdo, indicando que en su momento la oposición tratará de modificar esa decisión lesiva para la población, aunque reconocen que la próxima legislatura tendrá mayoría morenista.

Romero Hicks dijo que, entre otros rubros, el PEF 2022 (presupuesto de egresos de la federación) impactará gravemente la atención a la salud, lo que, de concretarse, será un golpe más a la población vulnerable, como ya ocurrió con los niños con enfermedades costosas y en aquellos que requieren tratamiento oncológico especializado, cuyos padres hacen marchas y plantones para exigir respuesta oficial. 

Con esta nueva medida de austeridad y reestructuración presupuestal que demanda el programa de obras prioritarias de la 4T (Tren Maya, Aeropuerto Felipe Ángeles, Refinería Dos Bocas, etc.), millones de familias se verán afectadas al negárseles servicios como medicina preventiva, atención primaria a la salud, atención a enfermedades de alto costo y atención hospitalaria.

En el año 2019 el CONEVAL (Consejo Nacional de Evaluación de la Política Social) reportó un total de 4.4 millones de niños afiliados a este seguro médico, que en ese año llegó a ejercer 2062.5 millones de pesos y fue disminuyendo paulatinamente, aunque la población objetivo del INSABI subió hasta los 68 millones de personas en este momento.

El programa Seguro Médico Siglo XXI entró en vigor durante la administración del presidente Felipe Calderón en 2007 con el objetivo de financiar mediante un esquema público de aseguramiento médico universal a los menores de cinco años incorporados al sistema de protección social en salud.

Los beneficiarios podían acceder a todas las intervenciones médicas de rehabilitación física y neurosensorial con el propósito institucional de disminuir a largo plazo la mortalidad neonatal, infantil y preescolar.

Los tiempos actuales se están caracterizando por el insistente reclamo social de desatención a los enfermos en el sistema nacional de salud, aún en el caso de los niños. Este irresponsable olvido que se plantea para 2022 muestra la insensibilidad de un mandatario encerrado en palacio nacional y empecinado en su fanatismo ideológico.

Publicidad