Jesús Lezama

Anuncios
Anuncios

No es lo mismo honesto, que honestón; y tampoco, nepotismo que neoputismo.

Publicidad