(SPI).- Las altas temperaturas que se registran en la temporada de calor generan diversas enfermedades, desde el llamado ‘golpe de calor’ hasta las gastrointestinales, las cuales incrementan en casi un 30 por ciento cada año, expresó la directora de Salud Pública de la Secretaría de Salud (SS), Margarita Blanco Cornejo.

Comentó al respecto que hace unos días se atendió a una persona del Norte del Estado por un cuadro de deshidratación al exponerse de manera prolongada al sol, a quien se estabilizó de manera oportuna.

Dijo, no obstante, que los menores de 1 año son los más propensos a la pérdida de agua en el cuerpo, por lo que debe haber una atención especial en esta época.

Anuncios

La galena recordó que a lo largo y ancho de la entidad de manera permanente se distribuye la fórmula de Vida Suero Oral.

“Y es que también se presentan diarreas, aunque esto ocurre en cualquier época del año, se presentan más ahora. También tenemos enfermedades que son transmitidas por el agua, por los alimentos y todo esto es lo que hace que en esta época de calor estemos muy coordinados las instancias de salud para atender a la población”.

Blanco Cornejo, señaló, que las 11 jurisdicciones sanitarias están trabajando preventivamente en la verificación de purificadoras de agua, hospitales y comercios dedicados a la venta de comida (formal e informal), en coordinación con la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris).

“Tenemos un grupo que se compone por diferentes áreas de la Secretaría, donde hay componentes de laboratorio, control de riesgos sanitarios, de promoción de la salud. Cada área tiene acciones específicas para identificar estos riesgos en la población y poderlos controlar para que no aparezcan las enfermedades”.

Refirió, en tanto, que tienen claramente identificadas las zonas de mayor riesgo en este periodo como son: Pánuco, Naranjos, Cerro Azul, Tierra Blanca, Poza Rica y Las Choapas.

“Son lugares donde las temperaturas son mucho más altas que en el resto del Estado”, precisó.

Precisó que esta temporada de altas temperaturas inició en marzo y concluye hacia mediados de octubre, conforme al balance del primer mes, se ha observado un 2 por ciento menos en comparación con 2017 en relacionado a las enfermedades derivadas del calor.

Margarita Blanco, por último, insistió en la recomendación de evitar consumir alimentos crudos, instó a beber agua de forma constante, lavarse las manos varias veces al día, sobretodo antes y después de ir al baño y proteger la piel del sol ante exposiciones prolongadas así como no permanecer durante largo tiempo en lugares encerrados y reducidos, sin ventilación.

Publicidad