(SPI).- Familiares de reclusos del penal de mediana seguridad “La Toma”, protestaron para denunciar el “cobro de piso”, y la violencia física y psicológica de la que son objetos los internos.

Al mediodía del lunes, los inconformes se apostaron a las afueras del Centro de Readaptación Social (Cereso) ubicado en Amatlán de los Reyes, donde exigieron la destitución del director, Valentín Hernández Santiago y de 15 custodios.

“Basta de humillación a los internos”, “queremos fuera al director Valentín Hernández Santiago y sus 15 custodios”, “ya no más cobros en las visitas”, eran los mensajes que portaban los manifestantes en cartulinas.

La protesta se realizó a las afueras del reclusorio, alrededor del mediodía, y ahí demandaron la intervención el gobernador Miguel Ángel Yunes Linares y de la Comisión Estatal de los Derechos Humanos (CEDH).

“Los atropellos que comente Hernández Santiago son debido órdenes precisas del Director General Raúl Plantón Del Cueto, quien recibe una fuerte cantidad de dinero”, aseguran los quejosos.

Entre reclamos, los familiares de los presos dijeron que los cobros van desde los 5 mil pesos cuando ingresan y después es de mil 500 pesos mensuales, y de no pagarlos, reciben castigas severos.

Publicidad