Personas con capacidades diferentes en la entidad señalan que “ya no pueden seguir esperando” la ayuda alimentaria que solicitaron al Gobierno del Estado.

Expusieron que además de peticiones directas de apoyos a la administración estatal formularon un amparo ante la justicia federal por su situación precaria, al ser un sector poblacional vulnerable a la contingencia de COVID-19.

Te puede interesar: Anuncian pensionados manifestaciones por eliminación de la Ley 223; DIF ya les dejó de pagar

Sin embargo, tras meses de espera al menos 600 personas de la comunidad sorda en Veracruz y Boca del Río continúan a la espera de un apoyo.

Refirieron que la mayoría perdieron sus fuentes de de ingresos, de ahí que opinan que existe omisión, tanto del Ejecutivo de Veracruz, como de los municipios, instancias que no han respondido favorablemente a sus demandas.

“Hemos solicitado apoyos alimentarios (despensas) durante esta contingencia sanitaria para paliar las necesidades de las personas con discapacidad, (…) hay gente que no puede seguir esperando”, reiteraron.

 Los afectados indican que vivir con una discapacidad es complicado, así como contar con un empleo, pues la mayoría vivía en la informalidad antes de la contingencia

“Llevamos meses esperando por una despensa más de 600 personas del municipio de Veracruz y Boca del Río”, explican en una queja abierta.

Cabe recordar que el 25 de mayo de 2020 la comunidad sorda solicitó vía internet la protección de la justicia federal por medio de un amparo.

El documento, con folio de registro 1194356 del 2020, expone la vulneración de derechos de las personas con discapacidad por parte de las medidas gubernamentales ante la emergencia por coronavirus 2020, pero el recurso sigue en trámite.

Publicidad