El “cambio” de Yunes: derroche en vanidad y recorte a la inversión

Anuncios
Anuncios

El Gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares gastó 262 por ciento más recursos de los presupuestos en el rubro de Comunicación Social, y en contraparte invirtió un 58 por ciento menos en infraestructura.

Según datos del Instituto Mexicano de la Competitividad (IMCO), aunque Veracruz se ubica en el lugar número cuatro a nivel nacional por el Índice de Información de Ejercicio del Gasto (IIEG) 2018, el reporte señala que el estado subestima los ingresos y gastan más de lo presupuestado.

Por si esto fuera poco, el gasto burocrático del gobierno de alternancia representó un 12 por ciento más de lo aprobado en el presupuesto de este año.

Además, destinó 132 por ciento más de lo aprobado para ceremonias oficiales y en cuanto a infraestructura, gastó 58 por ciento menos de lo aprobado.

Ante esto, el IMCO señala que el presupuesto es ejercido como una simulación y a discreción de la Secretaría de Finanzas y Planeación (Sefiplan).

Y a esto se suma que existe una falta de planeación y una nula intervención de los diputados locales pues dijo que es evidente que el Congreso local no es un contrapeso del Poder Ejecutivo.

Cabe destacar que actualmente el Congreso local se compone por una mayoría de diputados panistas, afines al gobernador Miguel Ángel Yunes Linares.

El IMCO reporta que en cuanto al nivel de cumplimiento, Veracruz tiene un 76.4 por ciento, mientras que el promedio nacional es de 58.7 por ciento.

Con esto, Veracruz se mantienen en la posición número cuatro a nivel nacional, pero no muestra variación con respecto a 2017.

Según el IMCO, Veracruz reportó 145 mil millones de pesos de ingresos, aunque su estimado de recaudación era de 102 mil millones de pesos, lo cual quiere decir que recaudó un 43 por ciento más de lo esperado.

De esa cifra, el gobierno yunista reportó un gasto total de 142 mil millones de pesos.

“De los ingresos excedentes, (el Gobierno reportó que) 29 mil millones de pesos corresponden a deuda adicional”.

Dijo que esto pone en evidencia que el estado replica “las malas prácticas del Gobierno federal; mala planeación y ejecución del gasto público”.

Publicidad