Este sábado se manifestaron en plaza Lerdo compañeros del fotoperiodista Rubén Espinosa, una de las víctimas del multihomicidio de la colonia Narvarte en la Ciudad de México, en el que también murieron Olivia Alejandra Negrete, Mile Virginia Martin, Yesenia Quiroz Alfaro y Nadia Vera Pérez.

Norma Trujillo, del periódico La Jornada Veracruz, dijo que se debe investigar las amenazas y persecución que sufrió el fotógrafo en Veracruz, durante el Gobierno de Javier Duarte de Ochoa.

“Exigimos justicia, pero sobre todo en esta ocasión junto con las familias estamos solicitando que se reabra la línea de investigación de Veracruz o más bien que se retome, porque no han sido investigado todas las persecuciones que sufrió en el estado. Se ha quedado con que es solo la cuestión de trata de personas en la investigación de la fiscalía de la Ciudad de México”.

Te puede interesar: En el sur de Veracruz abogados son víctimas de “cobro de piso”

Narró que aunque fueron llamados periodistas para declarar en torno al clima de amenazas en el estado, esto no fue agregado a la carpeta de investigación y hasta ahora sólo se investiga el crimen por el delito de trata de personas.

“Hay dos sentenciados, pero la línea de investigación de Rubén y de Nadia que de alguna manera denunció hostigamiento en el estado, no fue retomada, no ha sido contemplada como una parte para llegar a los crímenes”.

Acusó que el gobernador Cuitláhuac García Jiménez se reunió con un grupo de periodistas y de organizaciones no gubernamentales al inicio de su administración y prometió dar acceso a la información que pudiera haber sobre el caso en Veracruz, pero esto no ha ocurrido.

“Recién había llegado Cuitláhuac García y nos reunimos con él y nos dijo que estaba dispuesto a que se accedieran a los expedientes que se tuvieran; sin embargo no ha ocurrido, ya van dos años de este Gobierno y es lo mismo. Tampoco hay resultados, y en el fondo no sabemos si la Fiscalía de Ciudad de México no ha solicitado información a Veracruz o Veracruz no la ha dado”.

Publicidad