Mientras las autoridades educativas en Veracruz han parado el regreso a clases en la mayoría de los planteles del Estado, en las iglesias católicas se ha reanudado la enseñanza del catecismo aun en contra de la negativa de la propia Arquidiócesis de Xalapa.

Cabe destacar que, si bien el ejecutivo estatal anunció que las clases presenciales se retomarían a partir de este 24 de mayo, la indicación se acataría solamente de existir consenso entre directivos, docentes y padres de familia.

De esta manera, ni siquiera el 1 por ciento de los planteles educativos a lo largo y ancho del territorio veracruzano retornó a las aulas, ante una posible nueva ola de contagios, producto de la falta de vacunación a la población en edad escolar.

No obstante, se retomó la enseñanza del catecismo y otras actividades litúrgicas en parroquias de la región.

El vocero de la Arquidiócesis de Xalapa, José Manuel Suazo Reyes insistió en que la postura de la Iglesia es no citar a los niños a la toma de estas clases de manera presencial.

Te puede interesar: El 6 de junio, habrá voto de castigo a Morena: Adolfo Mota

Añadió que el semáforo epidemiológico es poco confiable, pues en su opinión está sujeto a políticas gubernamentales, de ahí que no se debe poner en riesgo a los menores citándolos en las diversas iglesias, pues las clases se han impartido de manera virtual.

“El semáforo lo cambian de color a la voluntad de algunas personas por eso no le creemos mucho esa parte”, dijo.

Sentenció que incluso, es posible que la impartición del catecismo no se reanude a la par del regreso a las clases, pues de acuerdo con los criterios de la iglesia, es necesario “esperar porque no creemos que esta decisión que han tomado de regresar a clases; debemos esperar”, dijo.

Suazo agregó que la instrucción de no volver a las parroquias es válida para todas y cada una de las que pertenecen a la Arquidiócesis.

“Por eso no hemos cambiado la estrategia que hemos mantenido durante todo el periodo de la pandemia, de evitar aglomeraciones y encuentros masivos. No queremos poner en riesgo ni a las personas vulnerables ni a los niños”, insistió.

Publicidad