Aunque acusa que ministeriales andan rondando su casa y, además, andan preguntando por él a sus conocidos, el exdiputado local desaforado, Erik Iván “N”, no ha conseguido un amparo ante la justicia federal.

Un juez determinó no concederle dicha protección, señalando irregularidades “que deben ser subsanadas” en el trámite.

Erik Iván “N” refirió que el pasado 8 de marzo, en los alrededores de su casa, estuvo transitando una camioneta blanca, similar a las usadas por la Fiscalía. 

“Adicionalmente, expresa que personas que se ostentan como policías ministeriales federales han estado preguntando a sus conocidos por él, y toda vez que sabe de la existencia de investigaciones abiertas en su contra, es que tiene el temor que se haya girado una orden de aprehensión para privarlo de su libertad”.

El juez argumentó que el exdiputado es omiso en precisar el domicilio donde los Policías Ministeriales que menciona se constituyeron, o en su caso, el domicilio en que actualmente habita y pudiera ejecutarse la orden de aprehensión que reclama.

“Dato que resulta indispensable para fijar la competencia legal de este órgano jurisdiccional para conocer del asunto, en virtud que señaló múltiples autoridades responsables ejecutoras, con sede, cada una de ellas, en distintas ciudades de la República”.

El juez concluyó que la demanda es irregular en cuanto a la narración de los hechos o abstenciones que constituyen los antecedentes del acto reclamado, pues resultan insuficientes.

Por ello dio un término de cinco días para manifestar la dirección del domicilio en el que actualmente habita o en el cual pudiera ser ejecutada la orden de aprensión que reclama.

“En la inteligencia que de no dar cumplimiento a lo anterior en el plazo indicado, se tendrá por no presentada la demanda de amparo, en términos del artículo 114, párrafo penúltimo, de la Ley de Amparo”.

Publicidad