Más de 500 niñas de entre 10 y 14 años fueron obligadas por el Estado a llegar a término su embarazo y dar a luz en Veracruz.

El coordinador general de la asociación “Justicia, Derechos Humanos y Género”, Rodolfo Manuel Domínguez Márquez, aseguró que son casos registrados en 2015 y que corresponden a menores violadas.

Señaló que a pesar de que la ley permite la interrupción legal del embarazo, según lo establece la norma 046, el Estado se negó a hacerlo.

Al presentar “La situación de los derechos sexuales y reproductivos de las mujeres”, indicó que en cuanto a los años siguientes no hay información porque el Estado ha negado la información al respecto.

No obstante, aseguró que obligarlas a parir constituye un acto de tortura porque pone en riesgo la vida y la salud de las menores de edad.

Por ello, criticó que actualmente el Estado de Veracruz no ha cumplido con las recomendaciones de la Comisión Nacional para Prevenir y Erradicar la Violencia contra las Mujeres (Conavim).

Publicidad