Xalapa, Ver. – El arzobispo de la Arquidiócesis de Xalapa, Hipólito Reyes Larios, criticó que en México se pretenda ordenar a los religiosos a que no se metan para nada en las cosas de gobierno, lo que es una interpretación equivocada.

En su homilía dominical en la Catedral Metropolitana de Xalapa enfatizó que el gobierno es para servir al pueblo, no para aprovecharse de él.

Asimismo, destacó que los gobiernos no deben endiosarse porque no constituyen el valor último y supremo que confiere Dios.

Aclaró que Jesús no quiso dividir al mundo en dos poderes, como ocurre ahora en México, ni tampoco colocar al César y Dios en un plano de igualdad, ni establecer órdenes separado uno humano y terrero y otro divino y celestial.

El Estado tiene el derecho, dijo, de exigir todo lo necesario para cumplir su tarea de instaurar un orden social, proteger a los ciudadanos y promover un bien común.

Te puede interesar: Quienes critican a Cuitláhuac García “no conocen los machetes”: Eric Cisneros

“Sin embargo, el gobierno no se debe endiosarse porque no constituye el valor último y supremo, es más importante el deber hacia Dios, si el gobierno reclama algo que pertenece exclusivamente a Dios, no nos quedaría más que repetir lo que dijeron los apóstoles, es más importante obedecer a Dios antes que los hombres”.

Y es que, aseguró, el ser humano lleva impresa la imagen de Cristo, por lo que primero está Dios y en segundo lugar las autoridades.

“En México a veces se confunde mucho y se ordena a los religiosos que no se metan para nada en las cosas de gobierno, no está tan atinadamente interpretada, el gobierno es para servir al pueblo, no para aprovecharse de él, en último tiempo el gobierno y pueblo debemos obedecer a Dios”.

Además, Reyes Larios hizo un llamado a la feligresía para no adorar a ninguna criatura, como Satanás, la llamada Santa Muerte y otros. También recodó que los grandes enemigos de los humanos son el pecado, la muerte y Satanás, los cuales han sido vencidos en la cruz de Cristo.

Publicidad