Pistolas y rifles que estaban bajo resguardo de policías veracruzanos podrían haber terminado en manos de bandas delictivas que operan en la entidad y usadas en contra de los propios policías, otros delincuentes y población civil.

Esto se desprende del reporte de la Secretaría de Seguridad Pública, la cual establece que del año 2014 a la fecha han sido reportadas como extraviadas o robadas un total de 81 armas de fuego de la dependencia, de las cuales no quiso afirmar o negar su uso en algún delito, pues informó aún continúan las investigaciones.

Conforme al reporte, las armas del Estado que han sido hurtadas, detalla que hay tanto armas de fuego cortas como largas. Detalla que en el año 2014 fueron extraviadas 9 armas cortas y 6 armas largas.

Para el año 2015, penúltimo de la era duartista, se reportó la desaparición de 20 armas cortas y 6 armas largas, siendo el año en que más armamento a cargo de la Secretaría de Seguridad Pública fue reportado como robado o desaparecido por la dependencia.

En el año 2016, último del sexenio de Javier Duarte de Ochoa el reporte es que se perdieron 13 armas cortas y 4 armas largas.

Ya en el gobierno de Miguel Ángel Yunes Linares se mantuvo la tendencia con un extravío de 15 armas cortas y 2 armas largas, mientras que en los primeros cuatro meses de este 2018 han sido reportadas como extraviadas 4 armas cortas y 2 armas largas. En total suman 61 armas cortas y 20 armas largas.

La Secretaría de Seguridad Pública no quiso aclarar si fueron usadas las armas en la comisión de un delito, pero tampoco lo descartó, pues ha clasificado esa información como confidencial.

Publicidad