Por Jorge Luis Alarcón C.

Cómo estarán las cosas que, por primera vez, desde que se inició la pandemia por Covid-19, este sábado 11 de julio, Donald Trump uso cubrebocas en público.

Mientras tanto, en Xalapa se ha considerado la posibilidad de llegar a sancionar a aquellas personas que no respeten las medidas sanitarias establecidas, con el fin de evitar el crecimiento en el número de contagios por Covid-19. Corresponderá al cabildo xalapeño revisar y, en su caso, aprobar la pena que corresponda.

En estos tiempos de pandemia, pensar en establecer alguna sanción de tipo económico, puede resultar contraproducente; en lugar de ayudar a aliviar la situación que enfrentan las familias xalapeñas, podría ser de efectos mayormente negativos.

En México, considerado el segundo país con mayor trabajo infantil solo después de Brasil, en 2017 se calculaba que 3.2 millones de niñas y niños de 5 a 17 años de edad trabajaban en actividades económicas no permitidas o en quehaceres domésticos en condiciones no adecuadas. Aunado a ello, la pandemia de Covid-19 está dejando sin empleo a más de un millón de personas.

Ante esta situación, lamentablemente serán niñas, niños y adolescentes, quienes se verán en la necesidad de trabajar, como una forma de contribuir con el escaso ingreso familiar. Se calcula que en nuestro país, cerca de 177 mil menores lo harán por primera vez. También es necesario resaltar que, ante la disminución de los ingresos familiares, los niños que actualmente desempeñan alguna actividad necesitarían incrementar sus jornadas de trabajo en más horas, y en peores condiciones, para recibir lo mismo que antes de la pandemia. Con los peores efectos en su frágil estado de salud y con mayores riesgos por la inseguridad que viven a diario.

Ante tales antecedentes, sería recomendable que los integrantes del cabildo de Xalapa, se inclinen a favor de establecer una pena sustitutiva orientada al “trabajo comunitario”, por medio del cual el infractor preste servicios de beneficio para la comunidad. Claro, lo mejor sería no tener que llegar a estos extremos, cuando se nos ha dicho hasta el cansancio, que, por el bien de todos, es necesario acatar las disposiciones sanitarias y no correr riesgos innecesarios.

¿Será que solo entendemos cuando se nos afecta el bolsillo?

Mientras tanto, Xalapa se acerca a los 700 casos confirmado y, lamentablemente, a las 100 defunciones.

Con la pandemia, por sí misma, ¡¡¡ya ha sido suficiente castigo!!!

Publicidad