Mientras la pareja se acercaba lentamente en su automóvil, el oso, que era relativamente joven, se quedó “muy quieto” y parecía “totalmente indiferente”.

Dos estudiantes visitaban el pasado domingo un refugio de vida silvestre en Carolina del Norte (EE.UU.), cuando se toparon con un oso negro levantado sobre sus patas traseras que mantenía una pose extrañamente parecida a la de un humano.

Erin McAllister y su novio Zachary Allen conducían por una carretera en el refugio cuando vieron al animal, cuyas fotos Allen publicó luego en Facebook. “Para ser honesta, cuando ambos lo vimos por primera vez, ¡ni siquiera estábamos seguros de que fuera real! Estaba parado tan quieto y estoicamente”, relata McAllister a Newsweek.

Mientras la pareja se acercaba lentamente en su automóvil, el oso, que era relativamente joven, se quedó “muy quieto” y parecía “totalmente indiferente”, pues, aparte de la “ligera mirada” que lanzó en su dirección, continuó mirando hacia el bosque al otro lado de la carretera, recuerda la estudiante.

Tras mantener la pose durante unos diez minutos, el animal vio a un grupo de tres osos negros de tamaño similar que esta cerca y corrió hacia el bosque para reunirse con ellos. “Nos gusta interpretar toda esta experiencia como la de un oso de pie buscando a sus amigos”, indica McAllister.

Publicidad